A-518 CATEGORIAS PROFESIONALES Y TECNICAS

1ª EDICIóN: 1979 / 2ª EDICIóN: 1984 / 3ª EDICIóN: 1993 / 4ª EDICIóN: 1996 / 5ª EDICIóN: 2003 / 6ª EDICIóN: 2010 / 7ª EDICIóN: 2014 / 8ª EDICIóN: 2018

 


El texto que sigue es una colaboración del Arquitecto Fernando Serra que complementa y profundiza los contenidos del documento A-104 “Etica y roles del arquitecto dentro de equipos de proyecto y dirección”

 

  

Desarrollo de una encomienda y categorías de aptitudes y experiencias

 

En la mayoría de los casos el ejercicio profesional constituye el desarrollo de las tareas encomendadas en un plazo determinado y con un honorario acordado.

 

Por dicha razón, para la ejecución de dichos encargos, los profesionales suelen encontrarse con la necesidad de contar con profesionales y /o técnicos que le permitan el desarrollo de las tareas en los tiempos estipulados y con el nivel técnico adecuado al trabajo a ejecutar.

 

Ello significa planificar, no solo la cantidad de profesionales y técnicos necesarios, sino también sus capacidades y aptitudes aptas para el desarrollo de las diferentes tareas técnicas necesarias para ejecutar la encomienda. Cuando el honorario posee un monto definido y aún en los casos de honorarios por tiempo empleado, la eficiencia económica se convierte en otro elemento importante para la planificación señalada, dado que a la eficiencia técnica se debe agregar indisolublemente la necesaria eficiencia económica.

 

Las Categorías señaladas en el documento A-104 identifican diferentes niveles de capacidad y experiencia profesional o técnica que indican el nivel de aptitud de un profesional para una seria de tareas determinada.

 

Las categorías de profesionales y técnicos y la planificación del desarrollo de una encomienda

 

Para planificar las necesidades de profesionales o técnicos que serán requeridas para el desarrollo de un determinado proyecto, a realizar en un determinado tiempo y con un honorario establecido es necesario determinar las diferentes tareas técnicas que dicho proyecto requiere y sobre dicha base tener en cuenta las aptitudes, experiencia y conocimientos de los profesionales o técnicos que se necesitarán para realizarlas. En ello también incidirá el tamaño y complejidad de la obra, pero en términos de procedimiento general el proceso es similar desde una casa pequeña hasta un obra de mayor envergadura y complejidad, o sea desde que se requiera un solo colaborador o todo un equipo incluyendo especialidades complejas.

 

Una encomienda de proyecto, por ejemplo, incluye diferentes tipo de tareas, excluidas las de creación, con menor o mayor complejidad, tales como las de dibujo simple, las de dibujo especializado, la resolución de sectores del proyecto y de detalles, la coordinación espacial y resolución de diferentes instalaciones y estructuras, la jefatura o manejo del equipo o partes del mismo, la estimación presupuestaria o el presupuesto detallado, la especificación técnica de materiales o instalaciones, etc. y cuya complejidad, además, va en aumento desde el croquis preliminar hasta el proyecto para cualquier tipo de obras.

 

Como es sabido, la escala de categorías sobre la base de la experiencia y capacidades técnicas para determinadas tareas que obran en el cumplimiento de una encomienda, está indisolublemente ligada al costo que las mismas van a representar en la ejecución de una tarea profesional.

 

Cada profesional que planifique la ejecución de una tarea deberá verificar en plaza los valores aproximados para la retribución de cada categoría y los requerimientos técnicos y económicos particulares de su caso, así como cada profesional que se postule deberá proponer un valor, que dependerá también de la situación del mercado en dicho momento y sus requerimientos personales.

 

Es usual que en la planificación de una tarea profesional se especifiquen las diferentes categorías de profesionales que intervendrán en su desarrollo, así como la oportunidad de su ingreso, el tiempo requerido y su costo. La actuación de estos profesionales o técnicos se establece usualmente por meses o por horas de dedicación requerida.

 

La eficiencia técnica y económica y la categorización de tareas para el ejercicio profesional

 

En general, la eficiencia técnica y económica señala que las tareas sencillas sean realizadas por técnicos o profesionales de menor experiencia y aptitud y estas capacidades se incrementen para las tareas de mayor complejidad. Un profesional con vasta experiencia y capacidades se hallará para tareas a su nivel y si bien puede ser eficiente técnicamente para tares sencillas, sería ineficiente económicamente para éstas, tales como tareas de cambio de escala de un plano o dibujo de una planta ya desarrollada. Por otra parte un profesional novel, con poca experiencia y capacidades sería ineficiente técnicamente y por lo tanto también económicamente, para resolver detalles, redactar las especificaciones o coordinar el proyecto en su conjunto.

 

En trabajos normales, de proyecto o dirección, es usual que las diferentes categorías representen una pirámide, con las categorías más altas en la cima, y las categorías de menor experiencia hacia la base, como también es usual que el grupo de las categorías mayores representen un gasto similar al de las categorías menores.

 

Esquema de categorías señaladas en el documento A-104

 

Las categorías señaladas en el documento A-104, constituyen una síntesis que permite una clasificación general de la experiencia y capacidad profesional para el desarrollo de las tareas señaladas y representan la suma de conocimientos y experiencias adquiridos por el profesional para dichas tareas.

 

Normalmente la experiencia, capacidad y conocimientos profesionales se van incrementando gradualmente en forma continua, conforme a las características particulares de cada profesional, por lo que cualquier clasificación solo representa una interpretación de esa realidad cambiante, como lo es una escala de grises a los valores continuos entre el blanco y el negro.

 

Por lo tanto las capacidades para ejecutar tareas de cada una de las categorías señaladas es también una realidad cambiante entre el ingreso a la misma desde la categoría inferior hasta la salida hacia la categoría superior. Las aptitudes señaladas en cada categoría marcan el nivel más alto de la misma previo a su paso a la categoría siguiente y por lo tanto dentro de cada categoría existen también varios niveles de capacitación y experiencia sobre las tareas señaladas.

 

Otras consideraciones

 

Debe tenerse en cuenta que la información sobre este tema no es solo para los profesionales que recibida una encomienda planifican su realización, es también útil para aquellos profesionales que se postulan para determinadas tareas dentro de un equipo profesional a cargo de quien recibió la encomienda o realiza la tarea por propia iniciativa, representando estos postulantes una mayoría de los profesionales que ejercen la profesión.

 

Se deben considerar también las realidades particulares, en donde el nivel técnico-económico de una categoría primaria puede ser desarrollada por personas de altísima capacitación para la misma, como puede ser el caso de un dibujante de altísima sensibilidad para las perspectivas que se diferencia netamente de los que cumplen en un nivel bueno tales tareas (como son diferentes los dibujos de un verdadero artista en este rubro, de los de un muy buen dibujante general). Esta realidad se presenta también para las restantes tareas en cada una de las categorías señaladas. Es el profesional que está formando un equipo quien debe tomar la decisión en cada una de estas situaciones, dado que siempre un requerimiento técnico puede estar ligado a otros factores que así lo requieran.

 

También se debe considerar que un profesional apto para una categoría, puede permanecer en ella muchos años y que los años de por sí no agregan experiencia para la categoría siguiente, para la cual puede resultar incompetente.

 

Es decir que las categorías son un “modelo” de las tareas necesarias para cada encomienda que derivan en las capacidades y experiencias profesionales que las puedan cumplir y que tanto tareas como capacidades no abarcan un campo de medición exacta, pero permiten una clasificación general que sitúa el problema sobre el cual cada profesional integrará sus propias experiencias y estudios, que forman parte del avance producido en la comprensión de las jerarquías, capacidades y rendimientos desde vieja data y se originan en los análisis y estudios de las categorías y experiencias militares y eclesiásticas y llegan hasta nuestros días con la integración paulatina de todo el espectro de personas que poseen capacidades aptas para cualquier labor humana. En suma las categorías señaladas, corresponden a tareas generales y por lo tanto son solo una aproximación racional a la realidad cambiante de cada profesional o técnico y sus particulares capacidades y experiencias.

 

Por lo tanto, la síntesis señalada es general, cada profesional podrá expandirla o sintetizarla conforme a sus particulares necesidades, pero teniendo siempre en cuenta que es una forma de hallar un denominador común que permita una valoración de las capacidades y experiencias necesarias para la realización de tareas profesionales, preferentemente para la integración de equipos o colaboradores de proyecto de edificios en general, dirección de obras y planeamiento, extensible al ámbito de otros servicios profesionales.