5

PLANIFICACION DEL PAISAJE

 

La planificación del paisaje puede entenderse como el conjunto de técnicas, prácticas e inteligencias que intervienen sobre un ámbito natural o urbano mediante un enfoque sistemático y sistémico con el objeto de acomodar ciertos usos del suelo al territorio apropiado, utilizando herramientas de esencia proyectual, técnica, funcional, ambiental y estética.

 

La labor del planificador del paisaje consiste en localizar y unificar diferentes usos del suelo sobre un territorio, siguiendo procedimientos sustentados en conocimientos científicos y técnicos acerca de la fisiología del paisaje y en la aprehensión estética de su espacialidad.

 

Con tales propósitos la labor del planificador debería generar propuestas que contemplen tanto la fisonomía como la explotación y el disfrute como la sustentabilidad, procurando minimizar el impacto producido o a producir y aportando un significativo componente cultural y social.

 

La práctica profesional de la planificación puede requerir:

  • la utilización de herramientas de análisis y modelos de interpretación y verificación de dinámicas físico-ambientales, sociales y económicas,
  • la utilización de distintos mecanismos de intervención sobre el territorio, el paisaje  y el ambiente,
  • la integración de aportes interdisciplinarios con visiones de largo plazo con una perspectiva tanto físico-espacial como socio-económica de los contextos considerando el marco legal y de gestión vigente.

 

La práctica profesional de la planificación suele implicar la ejecución de las siguientes tareas:

  • análisis, diagnóstico y evaluación de los temas involucrados dentro de las competencias profesionales
  • estudios mediante herramientas de comunicación como informes, presentaciones y otros recursos para ilustrar los resultados alcanzados
  • asesoramientos / auditorías
  • planes, programas y reglamentos como instrumentos para el ordenamiento del paisaje.