C.02 HONORARIOS PARA EL EJERCICIO PROFESIONAL
1ª EDICIóN: 1979 / 2ª EDICIóN: 1984 / 3ª EDICIóN: 1993 / 4ª EDICIóN: 1996 / 5ª EDICIóN: 2003 / 6ª EDICIóN: 2010 / 7ª EDICIóN: 2014 / 8ª EDICIóN: 2018

La ausencia de un honorario mínimo legal ha sido establecida por el artículo 1255 del Código Civil y Comercial que dispone: “Las Leyes arancelarias no pueden cercenar las facultades de las partes de determinar el precio de las obras o servicios”. Ello implica un compromiso adicional para los arquitectos quienes, dentro de un marco de alta competencia, deben evaluar, proponer y defender honorarios que retribuyan adecuadamente prestaciones profesionales del mejor nivel, manteniendo una actitud ética para con los colegas y preservando la dignidad profesional.

 

No puede negarse la gravitación de las leyes del mercado sobre el detrimento generalizado del honorario en los últimos tiempos: la oferta de servicios profesionales supera ampliamente la capacidad de la demanda, pero es responsabilidad de los propios arquitectos poner límites a condiciones que atentan contra la calidad de la prestación profesional y la equidad que debe prevalecer en la relación arquitecto-comitente.

 


Nota Preliminar

 

El Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo ha considerado necesario actualizar las definiciones y honorarios de los servicios profesionales para adecuarlos a los requerimientos de la práctica profesional en la actualidad. En consecuencia y en base a las facultades conferidas por el Decreto-Ley 6070/58, elaboró el documento A-115 Honorarios sugeridos CPAU, cuyas disposiciones son recomendadas pero no obligatorias.

 

Los textos de la edición 2018 del Mepa guardan relación con el contenido de dicho documento en lo referente a roles, servicios, tareas y honorarios profesionales, al igual que los dictámenes que emite el Consejo como respuesta a oficios judiciales, consultas de comitentes y matriculados.

 


DOCUMENTOS DE LA SERIE “A” RELACIONADOS CON ESTE DOCUMENTO


(A-111) Cartilla de tareas y honorarios recomendados para encargos de proyecto y dirección
(A-115) Honorarios sugeridos CPAU
(A-521) Métodos para la formulación del honorario

 


INDICE 

1

Honorarios, normativa vigente y doctrina del CPAU

1,1   Antecedentes

1.2   Introducción al documento A-115 Honorarios sugeridos  CPAU

1.3   Los honorarios en el Manual del Ejercicio Profesional del Arquitecto

1.4 Generalidades sobre honorarios que aplican sobre todos los servicios profesionales

 

2

Honorario y cliente 

2.1  Recomendaciones previo al acuerdo arquitecto/comitente

2.2  Alternativas a ofrecer al “cliente problemático”

 

3

 Honorarios por proyecto y dirección

3.1  Métodos para la formulación del honorario

3.2  Verificación del honorario: costo de producción del servicio profesional

3.3  Honorario y monto de obra. Conceptos incluidos y excluidos

3.4  El monto de obra en las distintas etapas: cálculo y reajustes

 

4

Honorarios adicionales a proyecto y dirección

4.1  Ejecución de varios croquis preliminares o anteproyectos

4.2  Supresión de etapas de proyecto

4.3  Cómputo y presupuesto detallados

4.4  Forma de contratación de la obra

4.5  Derecho de uso de croquis preliminar o anteproyecto

4.6  Planos y trámites ante el Gobierno de la CABA y empresas prestatarias de servicios públicos

4.7  Planos y trámites conforme a obra

 

5

Honorarios e impuesto al valor agregado

5.1  Monto de obra e impuesto al valor agregado

5.2 Facturación de honorarios e impuesto al valor agregado

 


1

HONORARIOS, NORMATIVA VIGENTE Y DOCTRINA DEL CPAU

 

Los honorarios constituyen la retribución por la creación intelectual, el trabajo material y la responsabilidad del profesional por la ejecución de un encargo y deben compensar, además, el tiempo empleado, los gastos directos que se originan para su ejecución y los gastos generales del estudio.

1.1 Antecedentes

 

Los honorarios para la profesión del arquitecto en la jurisdicción del CPAU han sido establecidos y reglamentados por los siguientes instrumentos oficiales:

 

1.  El Decreto-Ley 7887/55 (A-103), define desde el año 1955 los servicios profesionales de la Agrimensura, Arquitectura e Ingeniería y establecía honorarios mínimos de orden público para la Jurisdicción Nacional.

 

2.  El Decreto 2284/91 de desregulación de la economía, derogó a partir del año 1991 el orden público de los aranceles al disponer en su artículo 8: "Déjanse sin efecto las declaraciones de orden público establecidas en materia de aranceles, escalas o tarifas que fijen honorarios......” 

 

El Consejo, ejerciendo facultades conferidas por los Decretos-Leyes 7887/55 y 6070/58 que lo facultan para aclarar dudas sobre la aplicación del Arancel en materias de su especialidad, emitió en ese mismo año un documento con respecto a los alcances de dicho decreto, donde dictaminaba: 

“El artículo 8° del Decreto 2284/91 derogó el carácter de orden público que anteriormente normas legales habían reconocido a los aranceles de honorarios. Ello significa que comitentes y profesionales podrán convenir libremente el monto de sus honorarios sin la existencia de una retribución mínima obligatoria.

En modo alguno debe entenderse que los aranceles profesionales fueron derogados, ellos mantienen su vigencia, solo que son norma supletoria y no imperativa.

En materia de honorarios rige el artículo 1197 del Código Civil que prevé que las convenciones hechas en los contratos forman para las partes una regla a la cual deben someterse como a la ley misma. Pero, ante la ausencia de convenio de honorarios rige la norma legal del Arancel, pues ésta mantiene vigencia y corresponde su aplicación en forma supletoria”.                                                                      

                 

3.  Recientemente el artículo 1255 del Código Civil y Comercial ha habilitado al arquitecto y su comitente a pactar libremente los honorarios, razón por la cual tanto las tarifas fijadas por instrumentos oficiales como las recomendadas por los Consejos o Colegios Profesionales revisten el carácter de “sugeridas”.

 

No obstante, el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo, ha considerado necesario actualizar las definiciones y honorarios sugeridos para los servicios profesionales que prestan los arquitectos con el objeto de adecuarlos a las nuevas y mayores exigencias de la práctica profesional. En consecuencia y, en base a las facultades conferidas por el Decreto-Ley 6070/58, elaboró el documento A-115 Honorarios sugeridos CPAU, al que se efectúan numerosas referencias en el presente documento. 

 

El contenido del documento A-115, en cuanto a roles, servicios, tareas y honorarios profesionales es aplicado por el Consejo en sus dictámenes como respuesta a oficios judiciales y ante consultas de comitentes y matriculados destacando la condición de honorarios sugeridos debido a la falta de referencias ocasionada por la derogación de las tasas y tarifas sufrida por el Decreto-Ley 7887/55.

 

1.2 Introducción al documento Honorarios Sugeridos CPAU

 

El documento Honorarios sugeridos CPAU (A-115) comprende una introducción, 10 capítulos y 2 apéndices. Su índice es el siguiente:

 

Capítulo 1 - Disposiciones generales

Capítulo 2 - Planificación, territorio y ambiente

Capítulo 3 - Arquitectura

Capítulo 4 - Proyecto y dirección de estructuras e instalaciones

Capítulo 5 - Higiene y seguridad en el trabajo

Capítulo 6 - Demolición de obras

Capítulo 7 - Representaciones técnicas

Capítulo 8 - Gerencia de proyecto/Gerencia de construcciones

Capítulo 9 - Supervisiones/Auditorías

Capítulo 10 - Consultas/Asesoramientos/Estudios/Habilitaciones/Medianería/Peritajes/Tasaciones/Arbitrajes

Apéndice 1 - Definición de los términos utilizados en el Arancel

Apéndice 2 - Funciones y tareas a desempeñar y requisitos a reunir por profesionales que integran equipos

 

El documento A-115 define y propone honorarios para roles no contemplados en el Decreto-Ley 7887/55;.

  • Gerente de proyecto  / Gerente de construcciones
  • Supervisor de proyecto / Supervisor dirección de obra
  • Auditor de proyecto / Auditor de dirección de obra
  • Profesional en Higiene y Seguridad

 

El documento A-115 define y propone nuevos servicios y tareas profesionales, entre otros:

  • asesoramientos
  • estudios de impacto ambiental
  • croquis ajustado / documentación licitatoria
  • documentación licitatoria o proyecto ejecutivo
  • dirección ejecutiva
  • proyecto y dirección de obras en relación con planificación y diseño del paisaje
  • proyecto y dirección de obras en relación con diseño de interiores
  • proyecto y dirección de obras de restauración y/o preservación
  • proyecto y dirección de obras de demolición
  • liquidación de derechos de medianería
  • habilitación de locales, comercios e industrias. 

 

Las modificaciones más significativas referentes a las tasas o tarifas de honorarios sugeridas con respecto a las establecidas en el Decreto-Ley 7887/55 son las siguientes:

  • Los honorarios por proyecto y dirección de las obras de arquitectura se incrementan para las obras de montos reducidos, se mantienen similares para las de montos intermedios y se reducen para las de montos importantes.
  • Se incrementan los honorarios por representaciones técnicas, se disminuyen los honorarios adicionales para las obras de refacción y se suprime el adicional para las de ampliación.
  • Los honorarios por servicios y tareas profesionales en relación con el territorio y el ambiente se proponen por la modalidad que se viene practicando en los últimos tiempos: por tiempo empleado (excepto para proyectos urbanísticos).

1.3 Los honorarios en el manual del ejeercicio profesional del Arquitecto

 

Numerosos documentos del Manual están dedicados al tratamiento de los distintos servicios profesionales entre los que puede brindar el arquitecto. En ellos se incluye el tratamiento particularizado de los honorarios, se efectúan recomendaciones y se resume la doctrina del Consejo al respecto.

 

A continuación figura la lista de los apartados que tratan el tema en los documentos respectivos:

  • Relación entre servicio profesional y honorario (C-05-03-02)
  • Honorarios del Director de proyecto (C-07-11) (C-13-04)
  • Honorarios del Director de obra (C-09-08)  
  • Faltas de ética: honorarios exiguos (C-11-02-05)
  • Honorarios del Especialista (C-13-04)
  • Gerencia de proyectos: honorarios (C-16-01-04)
  • Gerencia de construcciones: honorarios (C-16-02-05)
  • Comienzo de la práctica profesional: honorarios (C-17-02-11)
  • Primeros encargos de proyecto y dirección: rol y honorarios del Director de proyecto (C-17-03-04)
  • Honorarios y gastos especiales del Supervisor de proyecto y/o de obral (C-18-03)
  • Honorarios y gastos especiales del Auditor de proyecto y/o de obra (C-19-03)
  • Honorarios del Director ejecutivo (C-20-02-04)
  • Honorarios del Director de obra en obras por administración (C-20-03-05)
  • Honorarios del Representante técnico  (C-21-01-05)  
  • Honorarios del Profesional en higiene y seguridad (C-21-02-07)   
  • Honorarios por peritajes en el ámbito privado (C-23-02-03)     
  • Honorarios del perito judicial  (C-23-02-04)   
  • Honorarios por tasaciones  (C-23-03-07)     
  • Honorarios por estudio y liquidación de derechos de medianería en el ámbito privado (C-23-04-10)
  • Honorarios por estudio y liquidación de derechos de medianería en el ámbito judicial (C-23-04-10))     
  • Honorarios por arbitraje (C-23-06-04)     
  • Territorio y ambiente: Honorarios por consultas (C-24-09-01)
  • Territorio y ambiente: Honorarios por asesoramientos, estudios y planes de urbanización (C-24-09-02)
  • Territorio y ambiente: Honorarios por proyectos de urbanización (C-24-09-03)
  • Territorio y ambiente: Retribución del profesional en relación de dependencia (C-24-09-04)
  • Honorarios por encargos en relación con la planificación y diseño del paisaje (C-25-08)

 

1.4 Generalidades sobre los honorarios que aplican sobre todos los servicios profesionales

 

Los títulos que siguen tratan cuestiones no siempre bien conocidas, algunas son novedades que figuran en el documento Honorarios sugeridos CPAU, otras responden a disposiciones del Código Civil y Comercial.

 

Honorarios por tareas que ofrecen dificultades especiales

Según el documento Honorarios sugeridos CPAU (A-115) son tareas que ofrecen dificultades especiales: a) las que se realizan en un plazo que se aparta de lo normal y razonable, ya sea por su brevedad o por su excesiva prolongación, b) las que se realizan en un lugar que por su ubicación, emplazamiento u otras características dificultan el acceso o la labor del profesional, c) los proyectos y obras con estructuras o instalaciones con importante incidencia en el costo total de la obra y los que presentan requerimientos excepcionales a los previstos en este documento. Cuando las “dificultades especiales” se presentan luego de acordar el honorario y por razones ajenas al arquitecto, este tiene derecho a percibir un honorario mayor al pactado, el cual deberá ser acordado con el comitente. 

 

Honorarios por modificaciones

La introducción de modificaciones a las tareas ejecutadas y/o en ejecución, realizadas a solicitud del comitente, generará honorarios adicionales cuando requiere la re ejecución o ejecución de tareas o gestiones adicionales a las previstas o la asunción de nuevas responsabilidades.

Con excepción de los correspondientes a anteproyectos o documentaciones de proyecto establecidos en el Art. 3.23 del documento A-115, los honorarios por modificaciones a otros servicios profesionales se calcularán de acuerdo con el tiempo empleado, según lo establecido en el Art. 1.13 del mismo documento. 

 

Compensación por interrupción del encargo

La decisión unilateral del comitente para interrumpir la tarea encomendada es un acto de voluntad que tiene su raíz en el Código Civil y Comercial. Su consecuencia inmediata es el incumplimiento de la obligación contractual que impide al profesional percibir el honorario esperado. El adicional contemplado por el Art. 1.18 inciso 1) del documento A-115 no es entonces ni un honorario ni una retribución por servicios no prestados, sino una compensación por una expectativa de honorario perdido. 

El documento A-115 establece el valor de esta compensación en el 25% del honorario que le hubiera correspondido percibir por la parte de los trabajos encomendados y desistidos. De este modo, ha otorgado al profesional el derecho de cobro de dicha indemnización sin necesidad de acreditar, en una etapa judicial, en qué consistió el daño que le ocasionó la ruptura contractual ni a cuánto ascendió su monto.

.El reclamo judicial de un importe superior por daño emergente, lucro cesante o agravio moral, siempre es posible, pero tal reclamo encontraría fundamento sólo en las disposiciones del Código Civil y Comercial sobre responsabilidad en el caso de incumplimiento de contratos.

 

Honorarios por prosecución de un encargo

El Art. 1.19 del documento A-115 dispone un recargos del 25% por la prosecución de encargos con el objeto de compensar: a) el estudio preliminar que el profesional debe realizar sobre las tareas ya realizadas y b) la mayor responsabilidad por la ejecución de tareas de este tipo. 

Se aclara que los honorarios correspondientes a dirección de obra también serán incrementados en un 25% de los mismos cuando el comitente encarga al profesional la dirección de una obra con una documentación de proyecto preparada por otro profesional o en caso de reemplazo del anterior Director de obra.

 

Prescripción de los honorarios

El artículo 2560 del Código Civil y Comercial vigente establece un plazo de prescripción general para el reclamo de obligaciones de 5 años. Este sería el plazo máximo para iniciar el reclamo por pago de honorarios. Se aclara que en las obras ejecutadas en etapas para un mismo comitente la fecha a tomar en cuenta para que corra el plazo de prescripción comienza a computarse a partir de la recepción definitiva de la etapa final de la obra. 

 


2

HONORARIO Y CLIENTE

 

Aunque los textos que siguen están previstos para encargos de proyecto y dirección, la mayor parte son aplicables también a otros tipos de encargos profesionales. 

 

Es conveniente que cuando el arquitecto inicie conversaciones con un nuevo cliente parta de varios supuestos:

  • Es muy probable que el cliente confunda los roles del profesional y del constructor.
  • Es muy probable que desconozca las distintas etapas que insumirá el proyecto, la contratación y construcción de la obra y casi con seguridad piense que los tiempos necesarios para su ejecución y aprobación son mucho más breves que los que demandará la realidad.
  • Es muy probable que subestime los honorarios que requiere una buena prestación profesional.
  • Es casi seguro que ignore que aparte de los honorarios por proyecto y dirección deberá pagar otros honorarios y gastos por estudios necesarios y previos a la iniciación de la obra, entre otros: mensura y nivelación del terreno, ensayos y estudios de suelos, ejecución de planos y trámites ante la CABA, derechos de construcción y en ciertos casos, estudio de impacto ambiental.
  • Es probable que imagine una inversión total bastante inferior a la real, error motivado en parte por los factores ya enunciados pero muy especialmente por la doble mala apreciación en la que incurren casi todos los clientes primerizos: un mal cálculo de la superficie del proyecto a realizar, siempre inferior al real y la aplicación de un erróneo precio unitario, desactualizado o tomado como referencia de una obra con tipología y/o terminaciones distintas de las que desea. 

 

Desde las primeras conversaciones el arquitecto debe proporcionar a su cliente acabada información sobre todos estos temas para poder avanzar posteriormente sin sorpresas y evitar desacuerdos que motivan siempre la pérdida de tiempo y dinero.

 

2.1 Recomendaciones previo al acuerdo Arquitecto/Comitente

 

En consonancia con lo antedicho, antes de proponer al comitente un honorario por proyecto y dirección se recomienda al arquitecto:

  • presentar una propuesta escrita con el mayor detalle posible con las prestaciones a su cargo y los honorarios a percibir, destacando la íntima relación que existe entre un correcto honorario y una buena prestación profesional. Este detalle conlleva la intención de evidenciar diferencias en la cantidad y calidad entre los servicios profesionales ofrecidos y otras propuestas, si el comitente efectúa comparaciones con las de otros profesionales.
  • aclarar que el honorario se aplica sobre el monto de obra incluido el IVA facturado por empresas (C-02-05-01)
  • recordar la obligación del arquitecto que reviste la condición “IVA Responsable Inscripto”, de facturar este impuesto según la condición IVA del comitente (C-02-05-02)
  • la lectura del título Negociación de contratos del documento Las relaciones del arquitecto con su comitente (C-05) donde se informa sobre técnicas de negociación que pueden resultarle muy útiles

 

Con el objeto de evitar eventuales malos entendidos o situaciones litigiosas, se recomienda al arquitecto que sus propuestas y contratos comprendan:

  • los servicios que el comitente debe recibir y tiene derecho a exigir
  • los conceptos incluidos y excluidos dentro del o de los servicios profesionales a brindar
  • los conceptos incluidos dentro del monto de obra sobre los que se aplicará el honorario acordado
  • los honorarios de proyecto y dirección por separado, por si posteriormente se modifica el criterio o modalidades de construcción de la obra
  • la aclaración de que los honorarios propuestos son por tareas de ejecución normal, salvo causa imputable al arquitecto, caso fortuito o fuerza mayor
  • los gastos especiales que puede tener que afrontar en caso de que se produzcan
  • la aceptación en base a equidad, de multas por atrasos en el cumplimento de los plazos a cargo del arquitecto, solamente contra la aceptación de igual penalidad por el comitente si se atrasa en los pagos de honorarios.

 

Se recomienda al arquitecto utilizar alguno de los modelos de contrato editados por el Consejo. En caso contrario y con el objeto de interiorizarse de las disposiciones que el Consejo considera necesarias o convenientes en contratos de proyecto y dirección, se le aconseja que previamente consulte el modelo de contrato A-301 que figura en el documento La contratación de servicios profesionales (C-22-02-01) acompañado por comentarios y recomendaciones para completar los espacios libres de sus cláusulas.

2.2 El cliente problemático

 

Existen numerosos tipos de clientes, varios de ellos tipificados en el documento Las relaciones del arquitecto con su comitente (C-05-03-02), entre ellos:

  • clientes sin experiencias anteriores
  • clientes con aspiraciones que superan sus recursos
  • clientes corporativos, desarrolladores, promotores, empresas constructoras
  • clientes para los cuales el honorario prevalece sobre cualquier otra cuestión

 

El arquitecto debe apelar a sus mejores habilidades para establecer con su cliente bases para sustentar una sólida relación profesional. Un buen camino para ello es proporcionarles completa información sobre cuestiones que el cliente desconoce o malinterpreta  (C-05-04) y negociar en vez de discutir los temas sobre los que surgen disidencias.

 

Dentro de las distintas categorías existen además los clientes a los que se podría calificar como complicados, problemáticos, difíciles o especiales, los cuales usualmente presentan rasgos comunes: confunden los roles del profesional y del constructor, minimizan la labor profesional, quieren comenzar la obra en lapsos imposibles y pagar honorarios insuficientes para compensar la prestación profesional.

 

Cuando las explicaciones y negociaciones hacen difícil suponer el logro de acuerdos y antes de perder el cliente y el encargo, el profesional puede intentar soluciones que se apartan del esquema clásico: ante-proyecto, documentación de proyecto, adjudicación y contratación de la obra. En estos casos el arquitecto puede acudir a varias alternativas que suelen reducir notablemente los lapsos previos al inicio de la obra y que ante el cliente reducen notablemente sus honorarios y los necesarios para pagar estudios, entre otros, planialtimetría del terreno, ensayos y estudio de suelos, planos y trámites ante el Gobierno de la CABA y empresas de servicios y en casos, estudios de impacto ambiental. Se ha dicho “ante el cliente” porque honorarios y gastos aparecerán luego prorrateados dentro de los costos de construcción. Las alternativas que se recomiendan para estos casos son las siguientes:

  • Croquis preliminar ajustado, anteproyecto, documentación licitatoria o documentación acordada con el cliente.
    Son documentaciones que no alcanzan a ser proyectos completos, que se realizan en lapsos más cortos, justifican honorarios menores y permiten al arquitecto dar a su cliente una respuesta aunque sea parcial, aportar una propuesta arquitectónica y generar un honorario como resultado de una práctica profesional encuadrada dentro de la ética.  
    Esta alternativa puede resultar adecuada cuando el cliente es una empresa constructora o para un cliente que aduce contar con una empresa o constructor amigo que “se encarga de todo”.
  • Anteproyecto y documentación licitatoria
    Son documentaciones que pueden constar de los elementos definidos en el documento Honorarios sugeridos CPAU (A-115-03-09) y suficientes para solicitar cotizaciones a empresas que luego se obligan a completar la documentación de proyecto, encomendar los estudios complementarios, realizar la documentación ejecutiva y construir la obra.
    Esta alternativa puede resultar adecuada para clientes corporativos, desarrolladores, promotores inmobiliarios o empresas constructoras.
  • Bridging
    Esta es una alternativa de la mencionada precedentemente, más recomendable que las anteriores y es enunciada en el documento El proyecto de las obras (C-07-05-05). El procedimiento es similar al precedente y lo mejora porque complementa la documentación del concurso de precios o licitación imponiendo al adjudicatario:
    • a) la obligación de ejecutar la documentación de proyecto cumpliendo disposiciones que forman parte de la documentación de licitación, como listado de estudios, planos y planillas a realizar y
    • b) someter dicha documentación a aprobación del comitente, asesorado por el autor de la documentación de licitación.
      Este procedimiento se propone preservar las calidades e intenciones del anteproyecto brindando al comitente y al autor del anteproyecto, facultades para controlar y en su caso rechazar los ajustes, variantes o modificaciones que pueda introducir la empresa en el desarrollo de la documentación de proyecto.

Siguen dos conceptos aplicables a los procedimientos que anteceden:

  • En ningún caso el profesional autor del anteproyecto debe firmar los planos ante el Gobierno de la CABA como proyectista, porque no lo es y porque no debe asumir una responsabilidad que no le corresponde.
  • En todos los casos se recomienda al arquitecto que intente su designación como Supervisor de la dirección de obra, mejor manera de preservar el espíritu y cualidades del proyecto.

 


3

HONORARIOS POR PROYECTO Y DIRECCION

 

Este documento trata en términos generales el tema honorarios en relación con el ejercicio profesional del arquitecto, pero no puede obviar el tratamiento particularizado con respecto al proyecto y dirección de obra, materia que concita la más numerosa y variada prestación de servicios por parte de la matrícula.

3.1 Métodos para la formulación del honorario

 

Como ya se ha dicho, la desregulación de los honorarios dispuesta por el Decreto 2284/91 y el Código Civil y Comercial vigente permiten el acuerdo de los honorarios al margen de los mínimos estipulados por el Decreto-Ley 7887/55, circunstancia que ha dado lugar a la difusión de ciertas modalidades para acordar honorarios que se apartan de los esquemas arancelarios tradicionales.

 

Ningún método para formular el honorario es mejor que otro. Todos tienen ventajas y desventajas y cada uno puede ser el mejor o el menos apropiado en función del servicio profesional a prestar y la idiosincrasia del comitente. En casos, el método puede llegar a ser impuesto por este último, pero lo habitual y lo más justo es que sea resultado de un acuerdo entre las partes.

 

Cualquiera que sea el método o la modalidad que se adopte es conveniente que el mismo sea de fácil comprensión para el comitente y de práctica utilización. En el documento Métodos para la aplicación del honorario (A-521) se comentan los pros y los contras de los más usuales, entre ellos:

  • Honorario según porcentaje del “valor en juego”
  • Honorario por m2 de superficie cubierta
  • Honorario según monto fijo
  • Honorario según un monto fijo por mes
  • Honorario por tiempo empleado
  • Honorario por tiempo empleado: tarifas más expensas.

3.2 Verificación del honorario : costo de producción del servicio profesional

 

Cualquiera que sea el método acordado por las partes para la formulación del honorario, el arquitecto debería asegurarse que cubra los costos y gastos operativos necesarios para brindar un servicio profesional de la mejor calidad en tiempo y forma y obtener un razonable beneficio u honorario neto.

 

Para salvaguardar este principio se recomienda al arquitecto que cuando el honorario a acordar se aparta de los sistemas más tradicionales realice una comparación con el honorario que surgiría por la aplicación de las disposiciones del documento Honorarios sugeridos CPAU(A-115), tomadas como marco de referencia. Aunque la aplicación de este procedimiento puede no ser una garantía, es una comprobación de que el honorario propuesto puede ser o está cerca de ser correcto. 

Pero aún sería más recomendable que el arquitecto prevea y estime los costos y gastos necesarios para la producción y cumplimiento del encargo. A tal efecto debería tener en cuenta variados conceptos y los diversos ítems que los pueden integrar, los cuales a título de ejemplo figuran en los listados que siguen con carácter enunciativo, no taxativo ni excluyente: 

 

Retribución del personal afectado directamente al cumplimiento del encargo

  • honorarios y retribuciones de arquitectos, profesionales, dibujantes, operadores de dibujo asistido y personal técnico y administrativo,
  • sueldos y cargas sociales de arquitectos, profesionales, dibujantes, operadores de dibujo asistido y personal técnico y administrativo en relación de dependencia,
  • honorarios de especialistas asesores y/o consultores.

 

Gastos directos necesarios para el cumplimiento del encargo

Son los que inciden directamente en la ejecución de los trabajos y que, salvo acuerdo en contrario, están a cargo del arquitecto. Los principales suelen ser:

  • copias de planos, fotocopias, ploteos, impresiones, encuadernaciones, carpetas, compaginación de documentaciones,
  • fotografías, maquetas y renders de estudio,
  • en trabajos a realizar fuera de la jurisdicción del Consejo: aportes a las Cajas de Previsión Provinciales y/o a los Colegios Profesionales Provinciales,
  • movilidad
  • otros gastos directos específicos para el cumplimiento del encargo.

 

Gastos indirectos o gastos generales

Son los que existen independientemente de los originados por el encargo. Están a cargo del arquitecto y los principales suelen ser:

  • amortización o alquiler del estudio, expensas,
  • amortización del equipamiento doméstico: mobiliario, artefactos de iluminación, central telefónica, fax, celulares, radio, equipos de aire acondicionado,
  • amortización del equipamiento informático, hardware, software,
  • impuesto inmobiliario, tasas de la CABA, Aysa,
  • matrículas, cuotas sociales, aportes previsionales de los titulares del estudio,
  • sueldos y cargas sociales del personal profesional, técnico y administrativo en relación de dependencia no afectado directamente al encargo,
  • asesoramientos legal, contable e impositivo,
  • servicios de electricidad, gas, agua y cloacas, teléfonos, celulares, internet, limpieza, cafetería,
  • papelería, útiles y materiales de dibujo y oficina, insumos informáticos,
  • libros y publicaciones, suscripciones,
  • movilidad,
  • gastos bancarios,
  • seguros por robo, incendio, accidentes personales / seguro de responsabilidad profesional,

 

Carga impositiva

Según los casos: impuesto a las ganancias, a los ingresos brutos, a los bienes personales, a la renta presunta, IVA, monotributo, a los créditos y débitos bancarios.

 

Reserva para contingencias

Este concepto debe guardar relación con la envergadura, complejidad e interrogantes que puede presentar el cumplimiento del encargo y suele cuantificarse mediante la aplicación de un porcentaje sobre el total de los costos y gastos anteriores. Se sugiere que no sea inferior al 5%.

 

Beneficio esperado

Este concepto responde exclusivamente a la voluntad del arquitecto, quien para ponderarlo deberá contemplar la importancia y el desafío o promoción profesional que puede implicar el cumplimiento del encargo, el grado de interés que puede tener el comitente en contar con los servicios del estudio por su acreditada  especialización, prestigio o reconocimiento público, el  interés del arquitecto por conquistar o conservar el cliente, la carga de trabajo existente en ese momento en el estudio y, por supuesto, la competencia y la condición del mercado.

 

La evaluación de tres conceptos: gastos generales, reserva por contingencia y beneficio esperado deberían llevar al arquitecto a ponderarlos con sensatez y a tener en cuenta que, en caso de tener que afrontar una negociación, son los únicos conceptos que deberían comportarse como variable de ajuste. Ver Negociación de contratos (èC.05 - 8)

 

El documento Planilla-ejemplo para la estimación del costo de producción de un proyecto (A-433) presenta un ejemplo aplicado a la ejecución del proyecto de una obra de arquitectura.

 

3.3 Honorario y monto de obra. Conceptos incluidos y excluidos

 

El Art. 1.12 del documento A-115 establece que el monto de obra es el costo al término del trabajo profesional o al de su interrupción en su caso y comprende El monto de obra es el costo al término de encargo del trabajo profesional o al de su interrupción en su caso y comprende todos los gastos necesarios para realizarla, entre otros: mano de obra, materiales e insumos, inclusive los suministrados por el propietario a precio de mercado, servicios, gastos generales, beneficio empresario y gravámenes directos. El impuesto al valor agregado, englobado o discriminado, comprendido en las facturas de empresas, contratistas y proveedores, integra en todos los casos el monto de obra.

 

El Consejo recibe consultas con respecto a inclusión o exclusión de ciertos conceptos dentro del monto de obra. Para aclarar las disposiciones del Art. 1.12 del documento Honorarios sugeridos CPAU se reproducen a continuación los dictámenes aclaratorios más significativos:

 

Conceptos incluidos en el monto de obra

A los efectos del cálculo de honorarios el monto de obra incluye todos los gastos necesarios para realizarla: los derechos de cualquier índole que perciban las autoridades y empresas nacionales, provinciales, municipales, mixtas o privadas; las certificaciones y facturaciones de empresas, contratistas, subcontratistas y proveedores, incluyendo en todos los casos gastos generales, beneficios e impuesto al valor agregado, por concepto de materiales, mano de obra o servicios, adicionales, acopios, horas extra, variaciones de costos, seguros y alquileres de equipos, andamios o instalaciones especiales para la obra; el costo de los insumos, materiales, equipo y mano de obra provistos por el comitente valuados a los precios del mercado. Se aclara que también forman parte del monto de obra:

 

  • ­ Medianería. El valor de compra de un muro medianero, sin la aplicación de depreciación por antigüedad y estado, es el sustituto del valor de la construcción de la pared que le correspondería pagar al comitente; por consiguiente, se trata de un gasto necesario que integra el monto de la obra. Se aclara que, si el profesional que practica la liquidación de medianería es el mismo profesional que ejerce la dirección de la obra, le corresponderán también los honorarios por los servicios profesionales dispuestos en el Art. 10.6 del documento A-115.

  • Redes de servicios e infraestructura. Constituyen monto de obra:
    • las redes internas del predio para energía, agua, cloacas, desagües, gas, pavimentos y similares que vinculan a distintos edificios, pabellones o partes del proyecto entre sí y con las redes exteriores al terreno, siempre que constituyan parte del encargo a cargo del profesional.
    • los costos de construcción de cámaras para la transformación de energía, reducción de gas, tanques elevados, tanques cisterna, construcciones para plantas depuradoras de efluentes y construcciones con destinos similares que integran en el proyecto.

  • Derechos de construcción y derechos de conexión. Dada su condición de gastos necesarios para realizar la obra, integran el monto de obra los derechos de construcción que percibe el GCABA y los derechos de conexión a las redes de servicios públicos.

 

Conceptos excluidos en el monto de obra

A los efectos del cálculo de honorarios no se considerará incluido en el monto de obra: el costo del terreno, los honorarios del arquitecto, peritos o consultores y las remuneraciones de representantes, inspectores, sobrestantes o apuntadores de obra. Tampoco forman parte del monto de obra:

 

  • ­ Redes de servicios e infraestructura.
    • los equipos que albergan las cámaras o construcciones de redes internas del predio para energía, agua, cloacas, desagües, gas provistos por  empresas de servicios o por terceros.
    • las prolongaciones fuera del terreno de redes de energía, agua, desagües, cloacas, gas y similares, ejecutadas por las compañías suministradoras o por terceros.
       
  • ­Penalidades al constructor.Los honorarios no pueden sufrir disminución alguna cuando el comitente aplica al constructor multas por demora en la entrega de la obra o por cualquier otro motivo. Toda reducción del monto de obra que se produzca a raíz de cargos, multas o cualquier otra penalidad, no debe ser tenida en cuenta para disminuir los honorarios del arquitecto, pues en tal caso, se estaría aplicando una penalidad al profesional sin que en su contrato exista base que dé apoyo para tal circunstancia. El concepto de la multa al contratista es compensatorio del perjuicio que el propietario sufre por la demora en recibir el objeto de la locación.  

  • Gastos especiales. Los gastos especiales a que se refiere el Art. 1.16 del documento A-115 y los que puedan ser comprendidos por analogía no integran el monto de obra y no corresponde la facturación de honorarios sobre ellos.

  • Gastos financieros. No encuadran dentro del monto de obra los gastos financieros, entendiendo por ello los intereses de los préstamos que puedan ser necesarios para la “operación financiera” de una obra y los intereses que por demora en el pago de los certificados pueda pagar el comitente a los contratistas. Admitir lo contrario sería extender el concepto de “monto de obra” más allá de los límites estrictamente técnicos: la incidencia de los gastos financieros en el monto de la obra no puede influir en el honorario del arquitecto, pues este gasto no surge de una mejora o ampliación de la obra ni de un aumento en el precio de los materiales y/o jornales necesarios para realizarla.

 

3.4 EL MONTO DE OBRA EN LAS DISTINTAS ETAPAS: CALCULO Y REAJUSTES 

 

En los puntos que siguen se tratan los casos que se pueden presentar para calcular el “monto de obra”:

 

1)  El monto de obra a adoptar a los efectos del cálculo de honorarios en encargos de proyecto y dirección será el último conocido entre los siguientes:

a) monto estimado según contrato,

b) monto tentativo según croquis preliminar,

c) monto del presupuesto global estimativo según anteproyecto,

d) monto del presupuesto desagregado por rubros de la documentación de proyecto,

e) monto del presupuesto detallado por rubros e ítems, si lo hay,

f) monto de la propuesta más baje entre las que cumplen todos los requerimiento de licitación realizada en base a la documentación de proyecto,

g) monto del contrato de construcción,

h) monto de la más reciente certificación de la Dirección de obra,

i)  monto del certificado final con el monto total y definitivo de la obra.

 

2)  El monto de obra a adoptar a los efectos del cálculo de honorarios en encargos de proyecto solamente será el último de los conocidos entre los puntos a) a e) anteriores.

 

3)  El monto de obra a adoptar a los efectos del cálculo de honorarios en caso de interrupción del encargo por desistimiento del comitente será el último de los conocidos entre los puntos a) a h) citados, de acuerdo con lo dispuesto en el Art. 1.18 del documento A-115.

 

En todos los casos los pagos parciales se deben considerar como pagos a cuenta de un total que recién podrá ajustarse cuando se conozca el “monto de obra”. Si el comitente ha efectuado anticipos o pagos parciales, al momento de pagar el saldo de honorarios se deben actualizar a ese momento los pagos realizados anteriormente.

 

Ajuste de honorarios por proyecto acordados por un monto fijo

Los honorarios por proyecto acordados por un monto fijo se devengan al tiempo de la aprobación de la documentación por el comitente y una vez abonado, el pago tiene la fuerza cancelatoria que extingue la obligación, siendo inadmisible la pretensión de su reajuste bajo el pretexto del mayor valor que haya adquirido el proyecto o la obra posteriormente, salvo que el mismo sea resultado de ajustes, ampliaciones o modificaciones del proyecto ejecutadas por el mismo profesional.

 

En ningún caso los honorarios por proyecto sufrirán deducciones o reajuste en menos, ya sea que la obra sea reducida en su superficie o por cualquier otro tipo de economía.

 

Ajuste de honorarios por proyecto acordados por un porcentaje del monto de obra

Los honorarios por proyecto acordados por un porcentaje del monto de obra se devengan al tiempo de la aprobación de la documentación por el comitente y se recalculan sobre el “monto de obra” conocido a ese momento tal como está expresado en los puntos precedentes titulados “Determinación del monto de obra antes/después del comienzo de la obra”. Nada obsta para que se saltee el ajuste en alguna de dichas etapas y se aclara que en épocas inflacionarias corresponde deducir debidamente actualizados los honorarios percibidos anteriormente para evitar un detrimento de los intereses del comitente.

 

Ajuste de los honorarios por dirección de obra

Estos honorarios no sufrirán reajuste cuando se liquidan simultáneamente con los certificados de obra.

 


4

HONORARIOS ADICIONALES A PROYECTO Y DIRECCION. GASTOS ESPECIALES

 

Cuando corresponda, el arquitecto sumará a los honorarios acordados por proyecto y dirección los que puedan corresponder por los siguientes conceptos:

  • ejecución de varios croquis preliminares o anteproyectos
  • cómputo y presupuesto detallados 
  • según la forma de contratación de la obra 
  • derecho de uso de croquis preliminar o anteproyecto 
  • planos y trámites ante el Gobierno de la CABA y empresas prestatarias de servicios públicos
  • planos y trámites conforme a obra
  • trabajos por administración (A-115-03-17)
  • dirección ejecutiva (A-115-03-16)
  • obras de refacción y ampliación (A-115-03-18)
  • obras de restauración y/o preservación (A-115-03-19)
  • obras de demolición (A-115-05-02)
  • mediciones (A-115-03-21)
  • liquidación de derechos de medianería (A-115-10-06)
  • habilitación de locales, comercios e industrias (A-115-10-05)
  • modificaciones a encargos de proyecto y dirección (A-115-03-23)

 

Cuando corresponda, el arquitecto agregará a los honorarios acordados por proyecto y dirección los gastos especiales según lo dispuesto en el documento “Honorarios sugeridos CPAU (A-115-01-16) que los define así: “No están comprendidos en los honorarios y deberán ser abonados por el comitente los gastos especiales que en ciertas oportunidades origina el ejercicio profesional………. Los gastos especiales y los que puedan ser comprendidos por analogía no integran el monto de obra y no corresponde la facturación de honorarios sobre ellos”.

 

El mismo artículo incluye un listado de los gastos especiales que con mayor frecuencia se originan en obras de arquitectura e ingeniería. Existen dos tipos de gastos especiales que merecen una mención especial:

  • planos y trámites ante el Gobierno de la CABA y empresas prestatarias de servicios públicos (C-02-04-07)
  • planos conforme a obra

Comentarios según los puntos precedentes.

 

4.1 Ejecución de varios croquis preliminares o anteproyectos

 

El arquitecto tiene derecho a percibir honorarios por la ejecución de más de un croquis preliminar o anteproyecto para una misma obra en los siguientes casos:

  • únicamente si se originan por pedido expreso del comitente que está en conocimiento de que motivan honorarios adicionales
  • siempre que cada nuevo croquis preliminar o anteproyecto, implique una “distinta idea básica”, entendiéndose por ello que resultan de distintas bases o requerimientos programáticos, condición no exigible en cambio, por la ejecución de modificaciones a la documentación proyecto.

4.2 Supresión de etapas de proyecto

 

Dado que en ocasiones el arquitecto puede presentar a su comitente  la documentación de proyecto o alguna de sus etapas saltando etapas previas, resulta conveniente efectuar las siguientes aclaraciones:

  • Salvo que exista un acuerdo previo, no resulta obligatoria la presentación de más de un croquis preliminar o anteproyecto, puesto que el documento A-115 no dispone la obligatoriedad de su ejecución como etapas previas de la documentación de proyecto.
  • El hecho de presentar un anteproyecto o la documentación de proyecto obviando etapas anteriores no es motivo para la disminución del honorario convenido.
  • No obstante y salvo acuerdo expreso en contrario, se desaconseja saltear estas etapas y en especial la de anteproyecto, ya que avanzar unilateralmente hasta la confección de la documentación de proyecto puede originar gastos irrecuperables al arquitecto y la pérdida de tiempo, tanto a él como a su comitente.
  • El cumplimiento de las etapas permite la facturación de honorarios de forma sencilla.

4.3 Cómputo y presupuesto detallados

 

En caso de que el comitente requiera un presupuesto con mayor detalle y aproximación que el cómputo y presupuesto desagregado por rubros integrante de la documentación de proyecto, se aconseja efectuar un cómputo y presupuesto detallado por rubros e ítems, trabajo que permite alcanzar mayor exactitud. Se recuerda que, salvo que este tipo de presupuesto sea una obligación contractual, es una tarea cuya ejecución origina un honorario adicional. (A-115-03-22)

 

4.4 Forma de contratación de la obra

 

Las tareas, obligaciones y responsabilidades de la Dirección de obra varían notablemente en función del esquema y de las modalidades de contratación de la obra y así lo reconoce el documento Honorarios sugeridos CPAU (A-115-03-15): no es lo mismo dirigir una obra por ajuste alzado que por coste y costas, con una empresa constructora, por contratos separados, por administración o tener a cargo la dirección ejecutiva de la misma.

 

En el momento de acordar los honorarios por proyecto y dirección es usual que no se conozca aún la forma de contratación de la obra y en casos puede modificarse lo acordado anteriormente. Para evitar la situación de tener que renegociar el honorario previo al comienzo de la obra, se recomienda: a) acordar honorarios por dirección de obra separados de los de proyecto y b) fijar alternativas para los honorarios por dirección de obra en función de las variantes más previsibles para la contratación de la obra.

 

4.5 Derecho de uso de croquis preliminar, anteproyecto y documentacion de proyecto

 

Con respecto a honorarios y derecho de uso de croquis preliminar o anteproyectos preparados por el arquitecto referidos en el Art. 1.18 del documento A-115 se aclara:

 

Adicional por uso de anteproyecto

  • El comitente no está obligado a abonar el adicional dispuesto cuando no acepta ni utiliza, total ni parcialmente, el objeto del encargo.
  • Cuando el profesional acepta ceder “el uso” de anteproyecto ya sea percibiendo el honorario adicional o por cesión gratuita, el comitente adquiere la posibilidad del uso, inmediato o futuro. 

 

Derecho de uso y venta del terreno

El arquitecto tiene derecho a percibir el honorario adicional por derecho de uso dispuesto en el Art 1.18 del documento A-115 en caso de que el comitente los entregue a un comprador del terreno. El comitente debe abonar el adicional ya sea porque dichos planos tuvieron un uso que valorizó el terreno o porque el comprador del mismo puede hacer uso de ellos para su propio beneficio. A tales efectos se recomienda establecer una disposición contractual u, advertir oportuna y fehacientemente al comitente la obligatoriedad de cumplir este requerimiento en caso de advertir su intención de venta.

 

Uso de la documentación de proyecto

En caso de haber pagado un comitente los honorarios por proyecto, este queda de propiedad del mismo, de forma tal que puede proceder a su uso sin que por ello deba aplicar el Art. 1.18 del documento A-115, que queda reservado únicamente para las situaciones en que se ha pagado croquis preliminar o anteproyecto. Pero cabe señalar que el citado pago permite al comitente ejecutar la obra una sola vez, quien adquiere el derecho de uso del proyecto, pero no la propiedad intelectual que siempre pertenecerá a su autor.

 

4.6 Planos y trámites ante el gobierno de la CABA y empresas prestatarias de servicios públicos

 

El dibujo de los planos y las tramitaciones para cumplir las disposiciones del Código de Edificación de la Ciudad de Buenos Aires no es una obligación del arquitecto, salvo convenio expreso con el comitente. En cambio, es obligación del arquitecto suministrar los planos, planillas y demás elementos con la información requerida para la ejecución de dichas tareas por la persona que designa el comitente, asegurando su concordancia con la normativa del Código de Edificación. 

 

Tampoco es obligación del arquitecto el dibujo de los planos conforme a obra y las tramitaciones para obtener el certificado final de obra. Al respecto se le recomienda especificar en los pliegos de condiciones de los contratos de construcción, las obligaciones del constructor y/o de los contratistas para que se hagan cargo de las presentaciones y tramitaciones correspondientes a las obras o rubros a su cargo.

 

Lo que antecede es aplicable por igual  al dibujo de planos y tramitaciones ante otras dependencias de la CABA, empresas prestatarias de servicios públicos, otras autoridades de aplicación y entidades crediticias.

 

Cuando el arquitecto acepta tomar a su cargo estas tareas debe tener en cuenta que el Art. 1.16 del documento A-115 las incluye como “gastos especiales” a ser abonados por el comitente por no estar comprendida dentro de los honorarios de proyecto y dirección

 

4.7 Planos y trámites conforme a obra

 

Hay tres tipos de planos conforme a obra:

  • Los planos y trámites ante el Gobierno de la CABA
  • Los planos y trámites ante empresas prestadoras de servicios públicos
  • Los planos conforme a obra para uso del comitente 

 

El Consejo opina que, salvo acuerdo expreso en contrario no es obligación del arquitecto la ejecución ni las tramitaciones que resulten necesarias de esos planos y documentaciones, las que corresponden a los responsables por la ejecución de los distintos rubros o a sus Representantes técnicos. Por tal razón todos los pliegos de condiciones editados por el Consejo, documentos A-201 al A-205, A-211 y A-212 incluyen un capítulo denominado “Documentaciones y trámites” con disposiciones que obligan al constructor y/o a los contratistas a asumir dichas responsabilidades.

 


5

HONORARIOS E IMPUESTO AL VALOR AGREGADO

 

El impuesto al valor agregado vigente desde 1975, grava por una parte, los costos de construcción y por la otra, los honorarios que perciben los profesionales que ante la AFIP revisten la condición de “responsable inscripto”. Esto da lugar a dos cuestiones distintas que se tratan en los apartados que siguen.

 

5.1 Monto de obra e impuesto al valor agregado

 

El documento A-115 dispone “El impuesto al valor agregado, englobado o discriminado, comprendido en las facturas de empresas, contratista y proveedores, integra en todos los casos el monto de obra”.

El IVA es un gasto necesario para realizar una obra y así lo dictaminó la Junta Central de Consejos Profesionales, que en su Resolución del 11/12/79 consideró al IVA sobre los costos de construcción como monto de obra. En consecuencia, el IVA que puede figurar englobado o discriminado en las facturas de contratistas y proveedores, integra en todos los casos el monto de obra y sobre dicho monto corresponde que se calculen los honorarios, de acuerdo con el documento A-115 y la doctrina de la Junta Central de Consejos Profesionales, que también es la doctrina del Consejo. 

 

Los contadores de los comitentes y algunos fallos judiciales suelen no compartir este criterio, razón por la cual se aconseja, antes de proponer el honorario, aclarar con el comitente que el IVA integrará el monto de obra. Dado que la desregulación del honorario permite el acuerdo libre entre las partes, libertad que puede extenderse al método para su formulación y para la determinación de los conceptos que integran el monto de obra, se aconseja al arquitecto que en caso de fuerte oposición a este criterio por parte del comitente lo tenga en cuenta para la propuesta del honorario, puesto que el monto de obra se verá reducido aproximadamente en un 20%.

 

5.2 Facturación de honorarios e impuesto al valor agregado

 

La Ley y sus reglamentaciones gravan las locaciones y prestaciones de servicios y dado que las imposiciones vinculadas con las actividades de los profesionales han sido y pueden ser objeto de modificaciones, se recomienda al arquitecto que en caso de duda efectúe la consulta al Consejo.

 

El Consejo cuenta con informes elaborados por su Asesoría Contable e Impositiva adecuados a la normativa oficial vigente, la cual debe ser cumplida por el arquitecto en la facturación de sus honorarios, especialmente en lo que se refiere a:

  • la categoría o condición que pueden revestir el profesional y el comitente frente al IVA  
  • la alícuota del impuesto a aplicar  

 

El documento A-511 Obligaciones previsionales e impositivas del arquitecto en la jurisdicción del CPAU brinda información actualizada a la fecha de su edición sobre estas cuestiones y las alternativas que existen  para la facturación de honorarios en función de las distintas condiciones frente al IVA que pueden revestir el arquitecto y el comitente. 

 

El IVA debe aplicarse en cada factura, su monto resultará de la aplicación de la alícuota vigente y estará englobado dentro del honorario o figurará discriminado, dependiendo de la condición IVA del comitente. El arquitecto que reviste la condición de Contribuyente Régimen Simplificado, Responsable Monotributo o monotributista está exento de pagar este impuesto y de cumplir las tramitaciones a que obliga este tributo.

 

Es importante que el arquitecto, antes de convenir los honorarios comunique a su comitente su condición frente al impuesto y acuerde los detalles para prever, por lo menos, las siguientes situaciones:

  • Si el arquitecto es “responsable IVA” y la condición del comitente requiere que el IVA sea facturado englobado dentro del honorario, el arquitecto necesita tenerlo en cuenta antes de acordar su monto o porcentaje pues él será el responsable de pagar el impuesto. En este caso conviene que en el contrato figure una disposición que establezca, por ejemplo, que “el honorario es de xxx pesos o del tanto por ciento incluido el impuesto al valor agregado que corresponda”
  • Si el arquitecto es “responsable IVA” y la condición del comitente requiere que el IVA sea facturado desagregado o por fuera del honorario, el contrato debe aclararlo, por ejemplo mediante la expresión “el honorario es de xxx pesos o del tanto por ciento, más el impuesto al valor agregado que corresponda”.
  • Si la condición del arquitecto al momento de la firma del contrato es “responsable monotributo”, el contrato debe establecer quién se hará cargo del IVA si durante el cumplimiento del encargo el arquitecto pasa a ser “responsable IVA” y debe incluir el impuesto en sus facturas de honorarios.

 

Cuando se adoptan las previsiones del caso, el IVA no actúa en detrimento del honorario pues la obligación fiscal, consiste en adicionar a cada factura de honorarios el monto IVA correspondiente y en calidad de agente de percepción, depositar posteriormente dicho monto o su saldo remanente, una vez debitados los montos IVA de las compras y gastos computables, realizados durante el mismo lapso fiscal.