C-17 PRIMEROS PASOS EN LA PROFESION

1ª EDICIóN: 1979 / 2ª EDICIóN: 1984 / 3ª EDICIóN: 1993 / 4ª EDICIóN: 1996 / 5ª EDICIóN: 2003 / 6ª EDICIóN: 2010 / 7ª EDICIóN: 2014 / 8ª EDICIóN: 2018

 


Este documento está destinado a los colegas que se inician en la profesión y tiene el propósito de ofrecerles una síntesis que sirva de introducción al ejercicio profesional y al conocimiento y manejo del Manual. Tiene por objeto, también, refrescar conocimientos, informar sobre aspectos que pueden ser desconocidos por el recién graduado y hacerle consciente de la responsabilidad del rol que va a desempeñar.

 


Nota preliminar

 

El Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo ha considerado necesario actualizar las definiciones y honorarios de los servicios profesionales para adecuarlos a los requerimientos de la práctica profesional en la actualidad. En consecuencia y en base a las facultades conferidas por el Decreto-Ley 6070/58, elaboró el documento A-115 Honorarios sugeridos  CPAU, cuyas disposiciones son  recomendadas pero no obligatorias

 

Los textos de la edición 2018 del Mepa guardan relación con el contenido de dicho documento en lo referente a roles, servicios, tareas y honorarios profesionales, al igual que los dictámenes que emite el Consejo como respuesta a oficios judiciales, consultas de comitentes y matriculados.

 


DOCUMENTOS DE LA SERIE A RELACIONADOS CON ESTE DOCUMENTO

 

(A-111) Cartilla de tareas y honorarios recomendados para encargos de proyecto y dirección

(A-115) Honorarios sugeridos CPAU

(A-506) Carta abierta al graduado

(A-510) Información al cliente: Trabajando con su arquitecto

(A-511) Obligaciones previsionales e impositivas del arquitecto en el ejercicio independiente de la profesión

(A-713) Planilla para chequear tareas y gestiones en relación con proyecto y dirección de obra

 


INDICE

 

1

El Manual como herramienta

 

2

Comienzos de la práctica profesional

2.1 Marco normativo

2.2 Matriculación en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo

2.3 Inscripción en la Administración General de Ingresos Públicos - AFIP

2.4 Inscripción en el IERIC

2.5 Inscripción en los Tribunales Nacionales como perito

2.6 Inscripciones en los Colegios Profesionales Provinciales

2.7 Formas de ejercer la profesión: responsabilidades

2.8 Deberes éticos del arquitecto

2.9 Capacitación constante

2.10 Promoción del trabajo

2.11 Honorarios

  

3

Primeros encargos de proyecto y dirección

3.1 Conversaciones preliminares, programa de necesidades y reconocimiento del terreno

3.2 Contratos arquitecto/comitente

3.3 Planialtimetría del terreno, estudio de suelos, estudio de impacto ambiental

3.4 Rol y honorarios del Director de proyecto

3.5 Croquis preliminar y anteproyecto

3.6 Primeras estimaciones de costos

3.7 Planos y trámites ante el Gobierno de la CABA

3.8 Documentación de proyecto

3.9 Formalidades recomendadas para encaminar la relación arquitecto-comitente

3.10 El constructor y la construcción de la obra

3.11 Director de obra, constructor y Código de ética

3.12 Dirección de obra

3.13 Dirección ejecutiva

3.14 Recepciones de obra

3.15 Recomendaciones al Director de obra y al Comitente

 


1

EL MANUAL COMO HERRAMIENTA

 

Este trabajo está dedicado a los colegas que se inician en la profesión, con un doble propósito:

  • ­ Proporcionar información para facilitar su incorporación a la práctica de la profesión, incluyendo: a) trámites a realizar y relaciones con los organismos profesionales y oficiales que regulan y fiscalizan la actividad de los profesionales y  b) deberes para con los colegas, clientes y sociedad en general. 
  • ­ Facilitar el acceso al Manual del Ejercicio Profesional del Arquitecto, obra que comprende valioso material de consulta, recomendaciones, sugerencias prácticas y material destinado a perfeccionar el ejercicio de la profesión.

 

El Título 3 de este documento, Primeros encargos, es el medio elegido para implementar este propósito. En sus textos se recorre la gestión de un encargo de proyecto y dirección, que suele ser el medio con el cual el profesional novel inicia su práctica profesional. En él se tratan aspectos básicos de la gestión del proyecto y dirección de una obra con frecuentes referencias a los documentos del MEPA donde los temas son tratados con mayor profundidad.


2

COMIENZOS DE LA PRACTICA PROFESIONAL

 

El arquitecto recién graduado debe adecuarse a una realidad muy distinta a la vivida durante su paso por la Universidad, situación que se acentúa cuando no ha sumado experiencias de trabajo en estudios de arquitectura, empresas constructoras o dependencias oficiales relacionadas con proyectos, obras o servicios públicos.

 

Para ejercer la profesión, ya sea en forma independiente o en relación de dependencia, el arquitecto debe reunir y poner en práctica ciertos conocimientos sobre sus deberes, derechos, obligaciones y responsabilidades, información que no siempre está contemplada en los planes de estudio de las facultades y escuelas de arquitectura.

2.1 Marco normativo

 

Se considera conveniente recordar a quienes ejercerán o ejercen la práctica profesional de la arquitectura que deben adecuar sus comportamientos a distintos niveles de requerimientos cuyas demandas frecuentemente se superponen.

  • Como miembro de la sociedad, el arquitecto debe adecuar sus comportamientos a las leyes y normativa vigentes en materia civil, comercial y penal. Sin la existencia y el respeto por este requerimiento sería impracticable la vida en sociedad: no sería posible, por ejemplo, establecer asociaciones ni contratar la provisión de bienes o servicios.
  • Como profesional el arquitecto debe cumplir los requerimientos de matriculación en la jurisdicción donde va a desarrollar su actividad y la inscripción o registro en las municipalidades que así lo exijan, encuadrar el ejercicio de su profesión dentro de las incumbencias dictadas por la Resolución 498 del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología de la Nación (A-106) y respetar las leyes y otras reglamentaciones locales que reglamentan el ejercicio profesional.
  • Como matriculado en la jurisdicción del CPAU, el arquitecto debe adecuar su actividad a los dictados de los siguientes instrumentos:
    • Ley de ejercicio profesional - Decreto-Ley 6070/58 (A-101)
    • Honorarios sugeridos CPAU (A-115)
    • Código de Etica (A-105)

2.2 Matriculación en el Consejo Profesional de Arquitectura y Urbanismo

 

El Decreto-Ley 6070/58 en sus artículos 2 y 11 determina que la matriculación en el CPAU es obligatoria para ejercer las actividades propias del título de arquitecto dentro de su jurisdicción, ya sea actuando como profesional independiente, en relación de dependencia o como constructor. Se aclara que la matriculación es exigida no solo por las reparticiones públicas ante dentro del ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sino también en la Jurisdicción Nacional y ante Autoridades y Tribunales Nacionales.

 

El texto del Decreto-Ley es claro y abarcador e incluye a toda actividad profesional que pueda desarrollar el arquitecto, con la única excepción, que se establece en el artículo 8: “El ejercicio de la docencia en cualquiera de sus niveles será regido por la legislación vigente sobre enseñanza, quedando excluida dicha actividad de las exigencias preceptuadas por el artículo 13 del presente decreto-ley.

 

El trámite es personal, rápido y sencillo, para lo cual el arquitecto debe presentar en la sede del Consejo:

  • Título original visado por el Ministerio de Educación
  • Documento Nacional de Identidad

 

El hecho de estar matriculado en el CPAU con el pago de la matrícula al día otorga al arquitecto, además, numerosos beneficios, entre ellos:

  • Efectuar consultas referentes a ejercicio profesional, honorarios o problemas con comitentes. Pueden ser telefónicas, personales o mediante presentación escrita ante la Gerencia Técnica.
  • Efectuar consultas con respecto a los códigos de Planeamiento Urbano y de Edificación del GCABA
  • Obtener información actualizada en la página web del Consejo
  • Recibir periódicamente la revista y el boletín electrónico del Consejo
  • Operar sin cargo una página web personal y una cuenta de correo electrónico
  • Acceder a la biblioteca del Consejo especializada en ejercicio profesional y retirar libros en préstamo
  • Acceder a los cursos gratuitos o a precios promocionales que dicta el Consejo dentro de su Programa de Capacitación Permanente (PCP)
  • Participar en los Premios Bienales CPAU-SCA

 

Para mayor información se recomienda visitar la página web www.cpau.org.

2.3 Inscripción en la Administración Federal de Ingresos Públicos - AFIP

 

El arquitecto que va a ejercer su profesión, ya sea en relación de dependencia o en forma independiente debe necesariamente inscribirse en la AFIP. Los requerimientos son diferentes para un caso y para el otro y se señalan en los apartados que siguen.

 

Profesional que se desempeña en relación de dependencia

Debe solicitar el Código Unico de Identificación Laboral (CUIL) que lo otorga la ANSES, ante la cual debe exhibir el DNI. También puede inscribirse por Internet en la página web de la AFIP www.afip.com.gov 

 

Profesional que ejerce la profesión en forma independiente

Debe concurrir a la agencia de la AFIP correspondiente al domicilio que figura en su DNI e inscribirse para solicitar la Clave Unica de Identificación Tributaria o CUIT. En tal oportunidad debe:

  • optar por la condición de contribuyente Régimen General o Régimen Simplificado (monotributista)  
  • completar el formulario de solicitud de inscripción
  • exhibir DNI original y entregar fotocopia de las páginas con datos de filiación y domicilio
  • exhibir matrícula profesional y entregar fotocopia con constancia de antigüedad en el ejercicio profesional

 

Por las consecuencias que implica la decisión de inscribirse en uno u otro régimen, el General o el Simplificado, se aconseja la lectura del documento Obligaciones previsionales e impositivas del arquitecto matriculado en el CPAU (A-511)  y/o la consulta de un profesional especializado.

 

Si el profesional se inscribe como contribuyente al Régimen General, debe hacerlo por lo menos en los siguientes conceptos:

  • Régimen previsional para trabajadores autónomos
  • En materia impositiva, en el impuesto a las ganancias
  • También en materia impositiva, pero respecto al impuesto al valor agregado, optando por la condición de Responsable Inscripto o Responsable No Inscripto.

 

Si el profesional se inscribe como contribuyente al Régimen Simplificado (monotributo), debe hacerlo por lo menos en los siguientes conceptos:

  • Régimen previsional para trabajadores autónomos
  • En materia impositiva, en el impuesto a las ganancias

 

Los puntos precedentes son un extracto del título “Información Básica” del documento Obligaciones previsionales e impositivas del arquitecto matriculado en el CPAU (A-511). En el mismo documento se puede consultar la “Información Complementaria”, más detallada, en la cual también se hace referencia a otros gravámens que, según los casos, pueden alcanzar al arquitecto, entre ellos:

  • Aportes a la Caja de Previsión para Autónomos
  • Impuesto a los bienes personales
  • Impuesto a los ingresos brutos
  • Contribuciones patronales sobre los sueldos brutos y retenciones al personal en concepto de aportes previsionales y cargas sociales.

 

2.4 Inscripción en el IERIC

 

El arquitecto que actúa como contratista o bajo la modalidad P&C debe inscribirse como empleador en la AFIP y como empresario en el IERIC, Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción.

                                                                                                                                                                            . 

El IERIC es una entidad pública no estatal, sin fines de lucro, regida por el derecho privado. Su finalidad es la realización de actividades de estadística, censo y registro del sector de la construcción en todo el territorio de la República. El trámite incluye los siguientes pasos:

  • Inscribirse en el IERIC como empresario y al personal obrero a su cargo (art.13 - Ley 22250),
  • Dar el alta de sus empleados con nombre y apellido, número de documento y CUIL de cada uno de ellos,
  • gestionar en el IERIC la libreta de cada obrero o tramitar el duplicado o continuación.

 

Antes de iniciarse en estas actividades se recomienda la lectura del documento Obligaciones previsionales del empleador-empresario ante el IERIC - Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción y la consulta con un profesional especializado.

 

2.5 Inscripción en los Tribunales Nacionales como perito

 

El arquitecto que aspira a ser designado perito de oficio por los distintos fueros de los Tribunales Nacionales, el Consejo de la Magistratura o la Corte debe inscribirse en los registros que se habilitan periódicamente en la sede del Consejo. La inscripción puede hacerse extensiva a todos los fueros, con excepción del fuero laboral. Las fechas de inscripción y los requisitos a cumplir y pueden consultarse en la sede del Consejo.

2.6 Inscripciones en los Colegio Profesionales Provinciales

 

La presentación de planos ante municipalidades en jurisdicciones provinciales requiere tramitaciones y pagos de aportes y/o derechos.

 

El documento El ejercicio profesional en las jurisdicciones provinciales incluye un directorio de Colegios y Consejos Profesionales Provinciales (C-04) con direcciones, teléfonos y e-mails para solicitar información sobre los requerimientos de inscripción, leyes y disposiciones oficiales que reglamentan la profesión, leyes de previsión provinciales, aranceles de honorarios y contribuciones obligatorias que pueden afectar al ejercicio profesional de los arquitectos en las respectivas jurisdicciones.

2.7 Formas de ejercer la profesión: responsabilidades

 

El profesional puede ejercer la profesión en forma independiente o bajo relación de dependencia. En el primer caso se establece una relación jurídica de locación de obra o de locación de servicio con el comitente y en el segundo, relación de dependencia con un empleador.

 

Responsabilidades del profesional.

Al respecto el Consejo opina:

  • Responsabilidad civil. El profesional que ejerce la profesión en forma independiente es responsable ante su comitente y terceros por el perjuicio ocasionado por sus fallas, errores u omisiones. Es asimismo responsable ante autoridades administrativas por incumplimientos a la normativa vigente.  
  • Responsabilidad penal. La responsabilidad penal recae exclusivamente en el profesional probadamente culpable de un hecho que merezca una sanción de tal índole.

2.8 Deberes éticos del arquitecto

 

La ética profesional es definida en la introducción al Código de Etica (A-105) sancionado por el Decreto 1099/84 como “el conjunto de los mejores criterios y conceptos que debe guiar a la conducta de un sujeto por razón de los más elevados fines que puedan atribuirse a la profesión que ejerce”. En él se establecen guías y normas de conducta para los arquitectos en el cumplimiento de sus obligaciones y constituye un compendio de comportamientos en los que se debe basar la práctica de la profesión.

 

Todo profesional es responsable ante su comitente, colegas y su profesión y la sociedad por incumplimientos a las disposiciones del Código de Etica, las cuales son aplicables a agrimensores, arquitectos e ingenieros y alcanzan inclusive a profesionales no matriculados que ejercen actividades profesionales en la jurisdicción del CPAU. Se recomienda la lectura de este documento y la del documento Apectos éticos del ejercicio profesional (C-27)

2.9 Capacitación constante

 

Muchos clientes asignan importancia a la experiencia y capacidad de gestión que acredita un arquitecto. Esto es una desventaja para los jóvenes profesionales pero afortunadamente hay otros que reconocen que la experiencia por sí sola no es suficiente garantía y que son valiosas la capacidad y responsabilidad profesional nutridas por la capacitación constante.

 

En épocas difíciles para la profesión, caracterizadas por la escasez de trabajo, al joven profesional le puede resultar más fácil obtener trabajo en un estudio o una empresa constructora que lograr encargos. Sus primeros pasos, entonces, se pueden dirigir a la adquisición de experiencia practicando alguna de estas alternativas. También puede ser propicia la asociación con profesionales de mayor experiencia y siempre es recomendable participar en concursos, actividad que proporciona la gimnasia intelectual necesaria para mantener o acrecentar el nivel adquirido en la Universidad.

 

Ningún arquitecto, y menos el joven arquitecto, debe descuidar la complementación y actualización de su formación profesional. En tal sentido se recomiendan los cursos de postgrado que se dictan en el CPAU dentro del Programa de Capacitación Profesional (PCP) y, siempre que sea posible, la participación en congresos y jornadas vinculados con la arquitectura y la profesión.

2.10 Promoción del trabajo

 

En la actualidad el arquitecto no puede limitarse a esperar la llegado de encargos, debe salir a buscarlos o ser promotor y partícipe de sus propios trabajos. A tales efectos las herramientas del marketing, las relaciones públicas o la promoción de proyectos pueden ser excelentes auxiliares. Tradicionalmente los arquitectos han desatendido estos recursos, por desconocimiento, por considerarlos innecesarios, por falta de iniciativa o falsos prejuicios. Estas actitudes conviene que sean superadas a fin de potenciar el desarrollo de la actividad profesional, pero cuidando que los medios elegidos y los contenidos y las formas de las acciones y de los mensajes encuadren dentro de los límites que imponen el Código de Etica y el respeto por la arquitectura y la profesión. 

 

En este punto se recomienda al joven graduado la lectura del documento Aspectos promocionales del ejercicio profesional (C-27) En ellos podrá encontrar recomendaciones y estrategias de promoción para su inserción en el mercado laboral.

 

2.11 Honorarios

 

El honorario constituye la retribución por el trabajo y responsabilidad del profesional en la ejecución de la tarea encomendada. Debe contemplar y retribuir aspectos materiales, como son el tiempo empleado, los gastos directos para el cumplimiento de las obligaciones contraídas y los gastos generales del Estudio. Debe retribuir también otros dos conceptos de índole puramente intelectual, tal vez los más destacables: la capacidad profesional y el sentido de la responsabilidad.

 

Derogación del carácter de orden público de los honorarios

Desde el año 1991 los honorarios fueron desregulados lo que significa que arquitecto y comitente los pueden pactar libremente. Por otra parte, desde el año 2015 el Código Civil y Comercial de la Nación, en su art. 1256 dispone “Las leyes arancelarias no pueden cercenar las facultades de las partes de determinar el precio de las obras o de los servicios”.

 

La ausencia de un marco regulatorio debe interpretarse como un compromiso del arquitecto para proponer y defender los honorarios que compensen una prestación profesional del mejor nivel, respaldada por una actitud ética para consigo mismo, para con los colegas y la dignidad profesional.

 

La fuerte competencia, ha dado lugar a una generalizada reducción del honorario, lo que se debe traducir en pérdida de calidad en la prestación del servicio profesional, puesto que no se reducen las obligaciones del profesional ni disminuyen sus responsabilidades dado que el ejercicio de nuestra profesión compromete el interés público, poniendo en riesgo en forma directa la salud, la seguridad y los bienes de las personas.

 

Ante la ausencia de un marco regulatorio para el ejercicio profesional en la jurisdicción de la CABA, el Consejo aprobó el documento “Honorarios sugeridos CPAU” en el cual se define roles y servicios profesionales, detalla tareas y obligaciones y sugieren los honorarios respectivos.

 

Procedimientos para la formulación del honorario

El Documento A-115 relaciona el honorario, principalmente, con el valor en juego, criterio adoptado posiblemente porque el valor en juego es uno de los factores que más fácilmente puede relacionarse con el concepto de la responsabilidad civil asumida. Desde que la desregulación permite el acuerdo libre de los honorarios se han difundido nuevas modalidades que se apartan de los esquemas arancelarios tradicionales, modalidades que son tratadas en el documento Honorarios para el ejercicio profesional (C-02-03-01) donde, entre otras, se efectúan las siguientes recomendaciones:

  • adoptar en cada caso, el criterio más apropiado para convenir los honorarios en función del servicio profesional a brindar, la idiosincrasia del comitente y los propios intereses.
  • presentar propuestas de honorarios con un detalle de las tareas a realizar y honorarios a percibir, aclarar las tareas y servicios excluidos y los gastos especiales que correrán por cuenta del comitente.


3

PRIMEROS ENCARGOS DE PROYECTO Y DIRECCION

 

El arquitecto debe compenetrarse del tipo de proyecto que desea o necesita su cliente y tener en cuenta que la prioridad es brindarle la mejor respuesta compatible con sus requerimientos, intereses y expectativas, tanto en el plano de la propuesta arquitectónica como en lo concerniente a costos y plazos de ejecución.

 

La respuesta a un encargo de proyecto y dirección de obra debe priorizar los siguientes objetivos:

  • que satisfaga los requerimientos, intereses y expectativas del cliente
  • que la documentación de proyecto sea completa y ajustada para que quienes presenten cotizaciones primero y el constructor después, dispongan de toda la información necesaria para evitar imprevistos, costos adicionales y demoras durante la construcción de la obra
  • que las especificaciones técnicas sean resultado de un equilibrado balance entre calidad, durabilidad, costo inicial y costo de mantenimiento.
  • que la obra se pueda construir dentro del presupuesto y plazo previstos.

 

Los apartados que siguen incluyen la referencia de los documentos donde los temas se tratan con más profundidad.

3.1 Conversaciones preliminares, programa de necesidades y visita al terreno   (C-07-02) y (C-07-03)

 

En los primeros contactos con el cliente éste desea confirmar si su proyecto es viable, evalúa la personalidad del arquitecto y decide si puede depositar su confianza en él. Usualmente el cliente necesita comprobar que su proyecto es viable antes de proceder formalmente al encargo. Para ello proporciona al arquitecto información sobre el terreno, sus necesidades básicas, tipos y cantidad de locales, sus expectativas y preferencias. También es usual que no exprese sus limitaciones de presupuesto u otras restricciones, como su oposición a ciertas tipologías o expresiones estilísticas. En estos casos se aconseja al arquitecto que intente obtener la información faltante necesaria para poder encarar su propuesta, explicitar las tareas que estarán a su cargo y los honorarios que pretende percibir.

 

Una visita al terreno permite apreciar su orientación, topografía, condiciones de linderos y vecindad, forestación, tipologías y materiales propios del lugar, etc. Puede resultar útil la consulta a vecinos respecto de circunstancias o problemas propios del lugar. Según los casos puede ser necesaria la consulta sobre la disponibilidad de servicios públicos frente al terreno.

 

Las limitaciones edilicias a las que se debe someter el proyecto figuran en los códigos de planeamiento y de edificación, reglamentos técnicos y otros instrumentos, como por ejemplo, los reglamentos de countries y barrios privados. El proyecto debe respetar normas con respecto a uso, altura, volumetría, densidad, estacionamiento de vehículos, medios de salida, normas de habitabilidad, etc. y el arquitecto es responsable de que su proyecto, la obra y el edificio terminado cumplan todas las disposiciones de la normativa vigente.

 

Es usual que el arquitecto colabore con su comitente para completar y reelaborar el programa de necesi-dades.  Conviene que revise la información suministrada por el cliente y que obtenga la faltante, con lo que probablemente evitará pérdidas de tiempo y esfuerzos. Se recomienda consultar los documentos:

  • Información a solicitar al comitente previo a la ejecución de un proyecto (A-701)
  • Información a obtener por el arquitecto previo a la ejecución de un proyecto (A-702)  

 

Superada las instancias iniciales y si aún no se han dado las condiciones para suscribir un contrato, conviene que el arquitecto presente a su cliente una propuesta con el alcance de sus tareas y las condiciones para su ejecución. A tal efecto se recomienda la consulta del documento:

  •    Modelo de propuesta para la prestación de servicios profesionales (A-403).

3.2 Contratos arquitecto/comitente (C-22-01)

 

El Consejo recomienda a sus matriculados que, cualquiera que sea la importancia del proyecto o de la obra, suscriban contratos con sus clientes y tengan en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • explicar y convencer al cliente de que un contrato equitativo y previsor es el mejor medio para resguardar los derechos y disponer con claridad las facultades y obligaciones de ambos. 
  • acordar y firmar contratos lo más tempranamente posible.
  • no iniciar tareas de anteproyecto sin contar, por lo menos, con una nota de encargo, carta de intención o propuesta escrita del arquitecto conformada por el comitente
  • no iniciar tareas de documentación de proyecto sin un contrato firmado.

 

Para facilitar la tarea de arquitectos y comitentes, el Consejo ha redactado modelos de contrato, de uso recomendado pero no obligatorio, que mantienen una equitativa posición para con los derechos y obligaciones de ambos. Para el caso de obras de escala reducida se recomienda la utilización del documento Contrato abreviado de proyecto y dirección (A-305).

3.3 Planialtimetría del terreno, estudio de suelos, estudio de impacto ambiental (C-07-03)

 

Para la ejecución del anteproyecto y la documentación de proyecto el arquitecto debe contar con:

  • amojonamiento del terreno cuando no tiene la debida demarcación,
  • planialtimetría del terreno, con sus medidas y ángulos, cotas de nivel, ubicación de construcciones existentes y árboles a preservar. El replanteo es imprescindible, especialmente en terrenos urbanos y la nivelación para definir la cota 0.00 del proyecto y los desmontes y/o rellenos necesarios,
  • estudio de suelos, necesario para proyectar la estructura del edificio.
  • en ciertos casos el Gobierno de la CABA exige la presentación de un estudio de impacto ambiental

 

Estos servicios profesionales no están incluidos dentro de los correspondientes a proyecto y dirección y sus honorarios no están incluidos en los del Director de proyecto.

 

3.4 Roles y honorarios del Director de proyecto y de los especialistas (A-115-03-13) y (A-115-04-02)

 

Director de proyecto es el profesional designado por el comitente, titular, autor y responsable del encargo que comprende el proyecto de una obra de arquitectura, sus estructuras, instalaciones y demás especialidades comprendidas en el encargo y tiene a su cargo la coordinación y dirección de los profesionales, especialistas y otros colaboradores que intervienen en el proyecto, de acuerdo con el documento A-115 y la doctrina del Consejo en cuyo art 3.13 figuran los honorarios sugeridos por el Consejo para el Director de proyecto.

.

El rol de Director de proyecto es ejercido en cualquiera de los siguientes casos:

  • cuando el arquitecto contrata profesionales externos a su estudio,
  • cuando coordina y dirige profesionales contratados directamente por el comitente,
  • cuando dispone que las tareas propias de las especialidades sean realizadas por profesionales integrantes de su estudio
  • cuando realiza en forma personal tareas propias de las especialidades.  

 

Las incumbencias del arquitecto lo habilitan para proyectar y dirigir obras de estructuras e instalaciones. No obstante suele recurrir a profesionales asesores y/o consultores externos a su estudio, cuya actuación debe quedar supeditada a la conducción y control del arquitecto, quien se hará cargo de sus honorarios.

 

El Consejo pone a disposición de sus matriculados un servicio de evacuación de consultas con respecto a los Códigos de Planeamiento y de Edificación del GCABA. Para acordar una entrevista el matriculado debe solicitarla previamente a la Gerencia Técnica del Consejo (tecnica@cpau.org y 5239 9413).

3.5 Croquis preliminar y anteproyecto   (C-07-04) y (C-07-05)

 

Cumplidas las instancias que figuran en 3.2 y 3.4 el arquitecto prepara el croquis preliminar, que tiene por objeto esbozar el partido propuesto y su emplazamiento en el terreno. Se recomienda no saltear esta etapa y presentar el croquis al comitente antes de avanzar en el desarrollo del anteproyecto, para proseguir con este recién después de que se hayan resuelto las cuestiones básicas sobre la organización del edifico y se cuente con la conformidad del comitente. 

 

El objetivo principal del anteproyecto es confirmar la factibilidad de la obra, exhibir el diseño propuesto y sus características formales, funcionales y espaciales, comprobar el cumplimiento de la normativa de los códigos de planeamiento y de edificación, los requerimientos del comitente y el encuadre, con mejor aproximación que en las estimaciones previas, del costo de la obra.

 

El anteproyecto debe proporcionar suficiente información como para permitir la confección de un presupuesto global estimativo, permitir cómputos de superficies cubiertas y semicubiertas. El documento Los costos de las obras (C-06) incluye consideraciones y recomendaciones de interés a tales efectos. 

 

En el documento El proyecto de las obras figura las condiciones y objetivos que deben satisfacer el croquis preliminar y el anteproyecto según la doctrina del Consejo y comprende listados con las tareas recomendadas para cada etapa.

3.6 Primeras estimaciones de costos  (C-06-07-01)(C-06-07-02) y (C-07-04-04) y (C-07-05-04)

 

En 3.6 se señala que el anteproyecto debe comprender un presupuesto global estimativo. A medida que progrese en sus tareas de proyecto, el arquitecto deberá ir presentando estimaciones cada vez más ajustadas. Con respecto a esta estimación de costos se aconseja:

  • si el presupuesto global estimativo arroja un ajustado encuadre dentro del presupuesto asignado, el arquitecto debe advertir a su cliente que necesita contar con ciertos márgenes para decidir sobre los aspectos con mayor incidencia en los costos: sistemas constructivos, materiales, terminaciones, tipo de instalaciones y modalidad de contratación de la obra,
  • si los resultados de este presupuesto no son positivos, el arquitecto deberá convencer a su cliente de la necesidad de modificar el programa de necesidades o el presupuesto asignado. Esta es una tarea a encarar junto con el cliente a quien hay que asesorar para que tome decisiones como el ajuste de la envergadura de la obra o de las terminaciones, la construcción en etapas o el aumento del presupuesto. 

3.7 Planos y trámites ante el Gobierno de la CABA (C-07-12)

 

Antes de iniciar la construcción de una obra, tanto en la Ciudad de Buenos Aires como en casi todas las ciudades del país, es necesario presentar planos y otras documentaciones, obtener su registro o aprobación y pagar los derechos de construcción. No cumplir con estos trámites constituye una falta que le originará al arquitecto sanciones administrativas, problemas con su comitente y la iniciación de una causa de ética por parte del Consejo o Colegio Profesional correspondiente, además de la aplicación de multas al propietario, responsable del pago de los derechos de construcción.

 

La presentación y tramitación de planos ante la CABA y/o empresas prestatarias de servicios públicos es un gastos especial no incluido dentro de los honorarios de proyecto y dirección y cuando son encomendados al arquitecto, éste debe previamente convenirlos con el comitente (A-115-01-16)

 

3.8 Documentación de proyecto (C-07-06) y(C-07-07)

 

Es la etapa que usualmente requiere más tiempo para su ejecución, la que exige mayor dedicación, coordinación y control para evitar desajustes o errores que en obra pueden llegar a originar graves consecuencias. Una documentación de proyecto completa y ajustada es imprescindible, primero para la cotización y contratación de la obra y luego para su construcción.

 

Planos

Una obra de escala reducida, usual en los primeros encargos, conviene que sea de fácil construcción y sus planos deben estar pensados y expresados teniendo en cuenta que la obra será construida por pequeñas empresas que no siempre acreditan la capacidad técnica recomendable, lo mismo que sus capataces, que suelen tener dificultades para poder “leer” planos muy elaborados.

 

En el documento Cartilla de tareas y honorarios recomendados para encargos de proyecto y dirección (A-111) figuran las condiciones que se recomienda cumpla una documentación de proyecto de acuerdo con el documento A-115 y la doctrina del Consejo.

 

Documentación escrita

El arquitecto debe redactar o seleccionar y adaptar la documentación escrita necesaria para la adjudicación, contratación y construcción de la obra. Esta documentación suele comprender:

  • memoria descriptiva,
  • las especificaciones técnicas que describen las condiciones que deben reunir los sistemas constructivos, instalaciones, materiales y  ejecución de los trabajos (C-14)
  • un listado de rubros e ítems, necesario para que los contratistas ordenen y confeccionen sus ofertas, el arquitecto las compare y evalúe y posteriormente para que sean la base para liquidar y certificar los trabajos (C-07-06-08)
  • las bases para la cotización y adjudicación del trabajo (C-10), excepto cuando el propietrio decide proceder a una adjudicación directa,
  • un pliego de condiciones que fije normas y procedimientos para construir, liquidar y recibir las obras, las obligaciones del constructor y del propietario y las facultades del Director de obra (èC.07-6.10)

 

El comitente y la documentación de proyecto

Una documentación de proyecto requiere tiempo y dedicación. En consecuencia, se debe convenir con el comitente plazos razonables para asegurar su correcta ejecución e integridad, es decir, que sea completa, con todos sus elementos ajustados entre sí y que no presente errores u omisiones, condiciones necesarias para evitar que surjan imprevistos o se originen costos adicionales en la obra.

 

El cumplimiento de los plazos comprometidos para la ejecución de una documentación de proyecto asume la mayor importancia: los comitentes son en este aspecto cada vez más exigentes y el arquitecto debe dar respuesta eficiente a estos requerimientos.

 

3.9 Formalidades recomendadas para encaminar la relación arquitecto-comitente

 

Con el objeto de dejar constancia de las acciones que realiza en cumplimiento de sus obligaciones y del proceso y los avances del proyecto o de la obra se recomienda al arquitecto:

  • efectuar sus comunicaciones al comitente por escrito,
  • redactar minutas con información de las reuniones mantenidas, incluyendo lugar y fecha, temas tratados, puntos acordados, modificaciones solicitadas, cualquier otro punto de interés con copia al comitente,
  • suscribir dos juegos de copias de los planos y escritos cuando se cuenta con la aprobación del anteproyecto y la documentación de proyecto, entregar una al comitente y conservar la restante,
  • durante la ejecución de la obra, entregar al comitente informes periódicos y copia de las órdenes de servicio, preferentemente junto con las liquidaciones y certificaciones mensuales,  

 

Por otra parte, el arquitecto debe convencer a su comitente de la ventaja de cumplir ciertos procedimientos que tienen por objeto evitar cuestiones que se pueden originar por acciones que, ignorando sus posibles implicancias, pueden afectar la marcha normal de los trabajos, entorpecer la gestión del arquitecto y, en los dos primeros casos, comprometer la responsabilidad del arquitecto. Entre ellas:

  • no efectuar pagos a contratistas ni proveedores sin la debida certificación del Director de obra,
  • no solicitar ni ordenar tareas sin la intervención del arquitecto, por lo que todo pedido al personal de su estudio o de la obra, especialistas, contratistas, capataces o proveedores debe ser hecho únicamente por del Director de obra,
  •    no ordenar ni permitir modificaciones, agregados o supresiones a la obra durante su ejecución o antes de la obtención de las aprobaciones o certificados finales de la misma, sin la previa autorización del Director de obra.

 

3.10 El constructor y la construcción de la obra (C-09-02)

 

La construcción de la obra requiere la intervención de un agente, el constructor, que la materialice aportando personal y materiales, propios o ajenos, ejerza la conducción de los trabajos y asuma las responsabilidades técnicas, civiles y penales por la construcción de toda la obra.

 

El propietario necesita que se controlen los trabajos para que la obra se ajuste fielmente a la documentación de proyecto y que se autoricen los pagos en función de los trabajos realizados y por ello encarga tales controles al arquitecto, quien asume el rol de Director de Obra.

 

El Consejo considera necesario dejar aclarado que, aunque el arquitecto tiene incumbencias profesionales para “ejecutar” la construcción de obras, estructuras, instalaciones, etc., está impedido de actuar como contratista cuando actúa como Director de obra en la misma obra. Hacerlo implicaría la trasgresión del art. 2.3.1.3. del Código de Etica que dispone: “No asumir en una misma obra funciones de director al mismo tiempo que las de contratista total o parcial”

 

En cambio, la actividad del arquitecto actuando como contratista es lícita y no implica falta de ética a la disposición 2.3.1.3 del Código de Etica cuando:

  • lo hace en una obra en la que no actúa como Director de obra, aunque haya tenido a su cargo el proyecto
  • lo hace bajo la modalidad proyecto y construcción (C-12) y dirige la obra sin percibir honorarios como Director de obra.

 

La obligación de cumplir los términos del contrato de construcción corresponde exclusivamente al constructor y si éste ejecuta mal los trabajos o no cumple los plazos, es el primer responsable. Las obligaciones del arquitecto son dar instrucciones para que los trabajos se efectúen de acuerdo con la documentación contractual y rechazarlos y ordenar su reejecución si no concuerdan con ella.   

 

Cuando el constructor o los contratistas incurren en atrasos injustificados el arquitecto debe activar su recuperación, mantener informado al comitente y explicarle, en su caso, que no le corresponde responsabilidad por tal circunstancia, siempre, por supuesto, que no haya sido el causante.

 

El Consejo recomienda que en obras a construir por contratos separados, un contratista adquiera contractualmente la condición de constructor, con las responsabilidades por el proceso de construcción y la higiene y seguridad de la obra y opina que para ejercer plenamente la responsabilidad técnica que ello implica, conviene que asuma también la coordinación de los trabajos a cargo de contratistas y proveedores directos del propietario, con miras a unificar aquellas tareas que son parte esencial de la responsabilidad asumida.

 

3.11 Adjudicación y contratación de la obra (C-09) y (C-10)

 

Antes de completar la documentación de proyecto, el arquitecto debe asesorar a su comitente para seleccionar la alternativa más conveniente para adjudicar la obra y para decidir la modalidad para su contratación. Ello le permitirá completar la documentación de proyecto ajustada a tales decisiones. Igual proceder deberá asumir el DO que no ha sido responsable de dicha documentación.

 

El procedimiento más habitual para adjudicar una obra es mediante concurso de precios. Para que alcancen buenos resultados deben cumplir ciertas condiciones, entre ellas:

  • que las documentaciones de licitación sean completas y los plazos de ejecución y forma de pago sean estipulados previamente, razonables e idénticos para todos los interesados.  
  • que las firmas invitadas acrediten solvencia moral, capacidad técnica, legal y económico-financiera

Para facilitar la tarea, el Consejo ha editado varios modelos de bases de licitación con requerimientos que responden a distintos niveles de exigencia y se adaptan a la mayoría de los casos, entre ellos se recomienda para obras de reducido monto y complejidad, el documento Bases y condiciones de licitación por invitación para obras menores (A-206)

 

Recibidas las propuestas, el arquitecto debe preparar un informe con la evaluación de las mismas para que el comitente decida la adjudicación de acuerdo con su criterio. Siempre se debe tener en cuenta que una oferta muy baja debe ser analizada cuidadosamente, pues puede suceder que luego el adjudicatario incurra en incumplimientos o intente algún tipo de compensación no prevista en el contrato. 

 

Más que conveniente, es necesario, que el comitente, en su carácter de propietario, suscriba contratos de construcción con el constructor (C-08). Los comitentes de obras de escala reducida son especialmente reacios a estos contratos: temen comprometerse demasiado y no advierten la desprotección a la que se exponen.  

 

El Consejo ha editado una serie de modelos de contratos de construcción entre los cuales el arquitecto puede seleccionar el que considere más adecuado en cada caso. Para obras de escala reducida se reco-mienda el documento Contrato de construcción abreviado por ajuste alzado-Contratista Unico (A-202). Aunque obvio, se debe explicar al comitente que el arquitecto no será parte del contrato de construcción y que, aunque debe vigilar su cumplimiento, no es responsable por los incumplimientos del constructor. 

3.12 Dirección de la obra (C-09)

 

La función del Director de obra es controlar la actividad del constructor para que cumpla el contrato de construcción con el propietario, es decir, que la obra sea construida de acuerdo con los planos y especificaciones, por los precios pactados y en los plazos previstos. Un apretado resumen de las tareas a su cargo podría ser:

  • asesorar al comitente con respecto a modalidades de adjudicación y contratación de la obra
  • redacgtar el formulario de propuesta con listado de rubros e items, un plan preliminar de trabajos, las bases de licitación, los pliegos de condiciones de contratación y modelos de contrata
  • responder las consultas que realicen los oferentes
  • revisar las propuestas e informar al comitente
  • asesorar al comitente en la gestión del contrato de construcción
  • comprobar la existenccia del Profesional en higiene y seguridad, del Plan de higiene y seguridad y los seguros respectivos, 
  • inspeccionar periódicamente la ejecución de los trabajos y comprobar la concordancia entre los trabajos ejecutados y los proyectados,
  • propocionar al contratista las instrucciones y los planos complementarios que sean necesarios,
  • rechazar los materiales y trabajos que no concuerden con los planos y especificaciones de la documentación del proyecto,
  • controlar el avance de los trabajos a los efectos de su certificación y posterior pago por el comitente,
  • inspeccionar y decidir si la obra está correctamente terminada y en condiciones de ser recibida,
  • mantener informado al comitente en las cuestiones que sucitan, asesorarlo en caso de modificaciones, adicionales, economías.

3.13 Dirección ejecutiva (C-20-02)

 

Cuando en la obra no hay un contratista que actúe como constructor y adquiera las responsabilidades técnicas correspondientes las debe asumir el DO, quien pasa a ejercer la Dirección ejecutiva, adquiere las obligaciones y responsabilidades del primero y tiene derecho a percibir los honorarios dispuestos en el documento Honorarios sugeridos CPAU (A-115-03-16).

 

3.14 Recepciones de obra   (C-09-03-04)(A-451)

 

A su terminación la obra debe ser inspeccionada para comprobar que no presenta fallas o defectos y, luego de subsanados las fallas y defectos observados si correspondiere, el Director de obra redacta al acta de recepción provisoria que debe suscribir junto con el propietario y el constructor. Al respecto se recomienda la utilización de los siguientes documentos:

  • Listado ayuda-memoria de controles previos a la recepción provisoria de obra (A-711)
  • Modelo de acta de recepción provisoria (A-420)

 

A partir de la firma del acta comienza el plazo de garantía con la duración fijada en el contrato y el comitente debe tomar posesión del edificio y hacerse responsable de su mantenimiento, vigilancia y seguros. Durante este lapso el arquitecto debe ordenar al constructor que subsane las deficiencias que se puedan presentar por falla de los materiales o incorrecta ejecución de los trabajos, con excepción de las que en forma manifiesta se originaren por el mal uso del edificio por el propietario. Cumplido el plazo, si no existen deficiencias ni reclamos pendientes, se procede a la recepción definitiva y restitución de las garantías. A tales efectos se recomienda el empleo del documento: Modelo de acta de recepción definitiva (A-421)   

 

Si subsisten deficiencias o reclamos pendientes, se debe ordenar la ejecución de las reparaciones necesarias, disponiendo de las garantías que el contrato de construcción dispone a tal efecto.

 

3.15 Recomendaciones al Director de obra y al Comitente

 

Visitas a obra del comitente

El arquitecto debe recomendar a su comitente que las visitas a la obra, las efectúen juntos: es la mejor forma para que se interiorice sobre su progreso. También debe solicitarle que cumpla con los requerimientos de seguridad exigidos, que no concurra acompañado de otras personas y menos aún por menores y que toda sugerencia o pedido al personal, capataces o contratistas sea canalizado exclusivamente por intermedio del arquitecto, quien evaluará las consecuencias y en su caso, transmitirá las órdenes a los responsables.

 

Modificaciones

Toda modificación, ampliación o reducción al proyecto origina perturbaciones a la obra, por ello deben ser reducidas al mínimo. Si el comitente considera que una modificación es indispensable, debe encomendar al  arquitecto la preparación de los planos y/o especificaciones necesarios para que el constructor efectúe el presupuesto respectivo, tareas que originan honorarios que corresponde que sean abonados por el comitente. El Director de obra no puede ordenar modificaciones que impliquen alteraciones de los precios o plazos contractuales.

 

Ordenes de servicio (C-09-03-03)

Las indicaciones, observaciones y pedidos de la Dirección de obra al constructor o a su capataz pueden ser verbales sólo si se refieren a cuestiones de menor importancia. Caso contrario, las instrucciones u órdenes deben ser formulados por escrito en el cuaderno de órdenes de servicio, medio útil por otra parte, para respaldar la actuación del Director de obra en caso de desacuerdos o conflictos con el constructor o con el propietario. El cuaderno de órdenes de servicio puede ser útil como elemento de prueba en cuestiones judiciales.

 

Atrasos en la ejecución de la obra

Es habitual que el constructor incurra en atrasos, justificados o injustificados. También es usual que el comitente haga responsable al DO por dichos atrasos, causa muchas veces de reproches y litigios. Para evitar que se le achaquen corresponsabilidades conviene que el DO tome ciertas precauciones:

  • en caso de demoras o atrasos justificados el constructor debe comunicar las razones solicitando la prórroga del plazo contractual y el DO debe trasladarlo al propietario con su opinión,
  • en caso que sean injustificados el DO debe estar atento e intimar al constructor por orden de servicio la inmediata recuperación del atraso, reiterarla todas las veces que sean necesarias si no es atendida, solicitar al comitente la aplicación de las sanciones en previstas en el Pliego de condiciones y, en casos extremos, la resolución del contrato, previa consulta del comitente a su abogado,
  • en todos los casos el DO debe tener informado al comitente de tales atrasos, de sus acciones para recuperarlos y remitirle copias de las órdenes de servicio.